Pobladores con miedo a ser desalojados