Protesta casi termina en tragedia