Se gestiona traslado a Estados Unidos de niña con quemaduras graves

39

Valeria Casco cambio la sonrisa angelical de su carita por dolor expresado con lagrimas después de caer dentro de una olla con agua hirviendo que le quemo el 60 por ciento de su delicada piel.

La pequeña de dos años, permanece en el Materno Infantil desde el pasado 28 de junio proveniente de Palestina, Patuca en Olancho donde ocurrió el lamentable hecho.

El portavoz del Hospital Escuela Universitario (HEU) Miguel Osorio dejo que la menor ” fue remitida desde el Hospital Gabriela Alvarado de Danlí y permaneció 24 horas conectada a un ventilador mecánico en la emergencia de pediatría del Materno Infantil a donde la estabilizaron”.

Por lo pronto, el pediatra Dario Zuniga dijo que aunque la menor salió adelante y esta consciente se está debatiendo entre la vida y la muerte porque la quemaduras son muy severas.

” Esta comprometido el tórax anterior y posterior, glúteos, genitales y parte de las piernas; todas las capas de la piel hasta llegar al músculo”, detalló.

Debido a la complejidad del caso la Fundación de Atención al Niño Quemado en alianza con la Fundación Ruth Paz gestionan el traslado de la pequeña en un avión ambulancia a un hospital para niños con quemaduras en Boston.

Entre tanto, la apesarada madre, Solvi Moncada aseguró que la lamentable tarde ella calentó agua en el fogón para posteriormente bañarse ya que padecía de una gripe persistente.

” Yo me siento culpable por eso, yo deje la olla ahí entre el fogón y el molendero, las niñas no estaban ahí cerca y yo me fui a traer una ropa del tendedero; apenas me tarde minuto y medio hasta que una de mis hijas me aviso”, dijo.

Prosiguió , ” cuando yo la mire a la niña enseguida grite y le dije al tío que estaba ahí que se me quemo la niña, yo pensé lo peor y ahora esta malita, la encontré sentada adentro de la olla”.

El 90 por ciento de los infantes menores de 5 años se queman con líquidos calientes, eventos que ocurren generalmente en la cocina.

” Llamó la atención de los padres de familia para que cuiden que sus hijos no entren a las cocinas , que no dejen las ollas con agua, maíz, sopa u otros líquidos en ebullición al alcance de los menores porque pueden costarles la vida o dejarlos marcados para siempre “, dijo Zúniga.