Capturan a Jefe Municipal de la Policía de Mercedes de Oriente y a un expolicía

76

Tegucigalpa, Francisco Morazán. El Ministerio Público, a través de la Unidad Fiscal de Apoyo al Proceso de la Depuración Policial (UF-ADPOL) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), en el marco de la Operación “Tormenta de Fuego XI”, capturaron al policía Yonis Onan Vallecillo Bautista y al expolicía Mauro Molina.

Los delitos por los cuales el policía y el exmiembro del cuerpo policial fueron capturados son Cohecho y Detención Ilegal en perjuicio de la Seguridad Interior del Estado de Honduras y de un ciudadano dedicado a la compra venta de ganado.

Los hechos a los que se les vincula a los detenidos datan del 11 de julio de 2015, cuando los uniformados a eso de las 4:00 de la tarde llamaron por teléfono a la víctima, comunicándole que tres cabezas de ganado que había comprado en horas de la mañana eran robadas, por lo que debía presentarse a la Jefatura Policial del municipio de Mercedes de Oriente, departamento de La Paz, a cargo del ahora imputado Yonis Onan Vallecillo Bautista.

Dos horas después, Celis llegó en compañía de dos hijos hasta la sede policial, donde fueron atendidos por dos policías identificados hasta ese momento como Vallecillo y Molina y de inmediato le manifestaron que “usted no sabe a lo que se metió, porque ese ganado es robado y sino paga 40 mil lempiras no lo dejamos libre y será remitido a la Jefatura Departamental de La Paz”.

Ante tal situación la hija pidió a los policías que dejaran libre a su padre puesto que estaba afectado de salud por padecimiento de diabetes.

El ofendido quedó preso y horas más tarde solicitó a los policías que lo trasladaran a la Jefatura de La Paz, porque se sentía mal de salud o que lo llevaran a un médico, a lo cual se negaron, por lo que a la familia no le quedó otra opción que aceptar la petición del dinero, sin embargo lo único que tenían hasta ese momento eran 11 mil lempiras, que fueron aceptados por los detenidos y les dieron plazo de llevarlos a las 6:00 de la mañana del día siguiente.

El ganadero recobró su libertad hasta las 10 de la mañana y antes de retirarse le manifestaron que “contra el vendedor del ganado no había orden de captura, sino que más bien tenían orden de quebrarlo (matarlo)”.

Una vez que el hijo del ofendido les entregó el dinero, Vallecillo y Molina le dijeron que “todo queda arreglado, que no pasaría a más y que no anduviera comentando lo sucedido”.

Las capturas de ambos fueron ejecutadas por agentes asignados al Departamento de Operaciones Especiales, Apoyo Estratégico y Comunicaciones de la ATIC, bajo la dirección técnica y jurídica de los Fiscales de Apoyo al Proceso de Depuración Policial.