La policía de Nicaragua capturó esta semana a una hondureña que trasladaba diez cajas con más de 7,000 proyectiles de fusil AK-47 en la ciudad de Estelí, en Nicaragua.

La detenida fue identificada como Sandra del Socorro Molina Bustillo, de 53 años de edad,
originaria de Trojes, en la zona de El Paraíso, quien fue interceptada en un taxi al momento que trasladaba el cargamento explosivo de Managua hacia Honduras, según informaron medios de Nicaragua. El taxi, con placas NS 179, era conducido por Janier Oniel Mejía López.

Efectivos de la Policía Nacional que ejecutaron la acción en la zona fronteriza con Honduras y miembros del Ejército de Nicaragua se mantuvieron en el lugar en compañía de fiscales del Ministerio Público.

Las autoridades no dieron mayores detalles sobre el caso, pero dijeron que iniciarán un proceso de investigación para conocer el origen de ese material explosivo y cuál era el destino. Los detenidos fueron puestos a la orden de los tribunales nicaragüense para iniciarles un proceso judicial.

Además se informó que en ese sector fronterizo se registra una constante actividad delictiva principalmente con el trasiego de mercadería, ganado, armas y drogas entre otras de las actividades ilícitas que vigilan.