Una familia se salvó de morir en la mañana de este martes en San Pedro Sula luego que un muro cediera ante las fuertes lluvias que azotaron Honduras en la madrugada y cayera sobre su vivienda.

Damaris Rodríguez es la dueña del inmueble afectado ubicado en la colonia Brisas del Bosque.

Cerca del área más afectada de la casa se encontraba una niña que según su mamá por “la gracia de Dios no fue alcanzada por el derrumbe”.