A raíz de una denuncia por el delito de “actos de lujuria agravados” interpuesta por la progenitora de una menor de dos años, la Policía Nacional a través de la Dirección Policial de Investigaciones, DPI, realizó los trabajos investigativos de campo hasta identificar e individualizar al sospechoso, quien resultó ser su propio padre.

Se trata de Gustavo Adolfo Licona Rivera, de 25 años de edad, originario y residente en la colonia Los Arcos del municipio de Danlí.

Según el expediente investigativo, la madre interpuso formal denuncia al observar algo inusual en las partes íntimas de la menor, por lo que los agentes iniciaron en coordinación con la Fiscalía del sector a realizar las diligencias investigativas necesarias entre ellas la evaluación de Medicina Forense, quién dictaminó que había sido víctima del delito de actos de lujuria agravados, teniendo como principal sospechoso a Licona Rivera, por lo que se le giro una orden de detención preventiva.

Actualmente la víctima está recibiendo atención médica para contrarrestar secuelas del abuso que sufrió por parte de su progenitor.

La DPI bajo el acompañamiento técnico jurídico del Ministerio Público remitirá al ahora imputado a las autoridades correspondientes para que se le continúe con el proceso legal por el delito que se le acusa.