Más de 18 años de reclusión para asesino de pedagogo

142

Tegucigalpa, Francisco Morazán. 18 años 4 meses de prisión fue la pena que logró la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) contra Lester Alexander Rodríguez Padilla, quien mediante un acuerdo de Estricta Conformidad fue declarado culpable del asesinato y robo agravado en perjuicio de licenciado en pedagogía, Santos Albaro López Briceño (42), quien fungía como director de la Escuela Gracias a Dios, ubicada en la colonia El Carrizal de Comayagüela.

La Sala I del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, impuso una condena de 13 años 4 meses de privación por el delito de asesinato y de 5 años por el robo agravado en perjuicio del profesional.

Por este mismo caso en octubre de 2017, Fiscales de la Sección de Investigación de Muertes de Personas Pertenecientes a Grupos Sociales Vulnerables de la FEDCV, habían obtenido un Fallo Condenatorio mediante Procedimiento Abreviado en contra de Gustavo Adolfo Velásquez Lozano y Bayron Moisés Laínez.

De acuerdo a la investigación dirigida técnica y jurídicamente por la FEDCV y practicada por agentes asignados al Departamento de Delitos Contra la Vida de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), el hecho ocurrió el 25 de noviembre de 2016, cuando los asesinos estaban departiendo en la vivienda del profesor, ubicada en la colonia Villanueva.

No obstante, las indagaciones establecen que los criminales comenzaron a enojarse porque el docente los maltrataba verbal y físicamente, es así que planearon asesinarlo y ese viernes compraron alcohol, comenzaron a ingerir y ya embriagados los jóvenes comenzaron a golpear a López Briceño y posteriormente uno de los detenidos lo tomó del cuello para asfixiarlo.

Una vez cometido el hecho los supuestos responsables de este crimen, para desviar el móvil, se robaron varios artículos, entre ellos: teléfonos celulares, televisores plasmas, computadora y dinero.

Dichos enseres fueron encontrados luego de tres allanamientos ejecutados por la Fiscalía y la ATIC en las casas de los jóvenes, específicamente en dos de las viviendas allanadas en la colonia Sagastume, lugar donde viven Rodríguez Padilla y Velásquez Lozano.