Reo y custodio fueron acribillados en dos minutos en centro médico de Tegucigalpa

Una fuente policial ha relatado los momentos de terror que se vivieron en las afueras y el interior de un hospital privado donde supuestos pandilleros, vestidos de policías, asesinaron a cabecilla de la pandilla 8 que estaba recibiendo atención médica y su custodio, respectivamente.

El hecho ocurrió en Tegucigalpa, capital de Honduras. El crimen fue bien planificado y en dos minutos la operación para ellos salió perfecta. 

Videos de las cámaras de seguridad del centro hospitalario grabaron todo donde mataron a Manuel Isaac Dubón Chacón (33), alias “El Dreamer”.

La información proporcionada a medios nacionales se dio a conocer con una fuente quien pidió anonimato ante el proceso de investigación que se sigue y que no descartan arrestos en los próximos días.  

AQUÍ VA EL RELATO DE LA FUENTE:

Importante :  Dos personas mueren tras recibir varios disparos en Esparta, Atlántida

“Los hechores entran a las 7:29 de la noche con varios segundos y salen a las 7:31 con segundos, fue rápido. Vestían chalecos antibalas presuntamente con identificación de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y cubriendo su rostro con pasamontañas.

Al menos ocho mareros se bajan de un vehículo 3.0, marca Toyota Hilux, con placas y de color entre gris y negro. Los delincuentes se dirigen al hospital. Al frente de ellos va el que conducía, un hombre de contextura gruesa.

Un agente penitenciario o custodio fue encañonado por el grupo de maleantes, y tras quitarle su fusil de reglamento, lo esposaron, sus manos fueron puestas hacia atrás, y lo obligaron a tirarse el suelo.

Importante :  Rastra y camión impactan en carretera a Ocotepeque

Al hospital entran cinco sujetos y tres se quedan con el custodio, pero después entran otros dos, quedando solo uno con el custodio.

Cuando los mareros entran comienzan a gritar que se tiren al suelo y un joven que de los nervios se quedó quieto fue empujado con el fusil para que se tirara al suelo.

Otros dos custodios solamente fueron despojados de sus fusiles mientras les apuntaban a la cabeza, pero estos se arrodillan y piden que no los maten, por lo que solo los esposan con las manos hacia atrás y los tiran al piso boca abajo.

Familiares del pandillero fueron obligados a separarse de él, quien ya se había puesto de pie cuando miró entrar a los encapuchados. Sin mediar palabra, los criminales le disparan al cabecilla infiriéndole al menos 140 disparos, al grado que le destruyeron su cabeza.

Importante :  Dos heridos en intento de robo de vehículo en Tegucigalpa

En la escena del crimen los técnicos contabilizaron 143 casquillos de fusiles AK-47, 223 y 5.56.

Después de cometer el crimen, los siete mareros salen caminando rápidamente del hospital y el que permaneció afuera vigilando al custodio, se le acerca y le dispara en dos ocasiones provocándole la muerte de forma inmediata”.

Además, según la información que se dio a conocer: Se analizan los videos de las cámaras de seguridad de los negocios aledaños al centro hospitalario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here