Al ir creciendo tu bebé, estará cada vez más ansioso por probar la comida de tu plato, y tú tendrás ganas de introducir un poco de variedad en su dieta. Pero no todos los alimentos son seguros para tu pequeño. Con algunos podría ahogarse, otros no son buenos para su aparato digestivo y algunos más podrían ocasionarle alergias.

Aquí tienes una lista de alimentos que hay que evitar, por edades:

Alimentos a evitar: del nacimiento a los 4 o 6 meses

Cualquier alimento o bebida que no sea leche materna o de fórmula: La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda que le des a tu bebé solamente leche de pecho o leche de fórmula durante los primeros cuatro a seis meses.

Alimentos a evitar: de los 4 a los 12 meses

Miel de abeja: La miel de abeja puede albergar esporas de Clostridium botulinum, que ocasionan botulismo. Los intestinos de los adultos pueden evitar el crecimiento de estas esporas, pero en un bebé las esporas pueden crecer y producir toxinas que podrían poner en peligro su vida.

Leche de vaca y de soya: Dale a tu bebé solamente leche de pecho o leche de fórmula hasta su primer cumpleaños. ¿Por qué? Porque no puede digerir las proteínas que contiene la leche de vaca y de soya durante su primer año de vida. Además, estas bebidas contienen minerales en cantidades que pueden dañar sus riñones.

Alimentos con los que podría ahogarse

Pedazos grandes de comida: Los pedazos grandes de comida se pueden atorar en la garganta de tu bebé. La AAP recomienda que se corte la comida del bebé en pedacitos pequeños, de poco más de un centímetro (1/2 pulgada). Por ejemplo, corta las frutas como las uvas, tomatitos miniatura y fresas, y ralla o pica muy finito las carnes, vegetales y quesos.

Vegetales crudos: Cocina los vegetales crudos como zanahorias, apio y ejotes (habichuelas, judías verdes) hasta que están blandos y después córtalos también en pedazos muy pequeños (1 centímetro, o 1/2 pulgada).

Nueces y semillas: Quítales las semillas y huesos a toda la fruta como la sandía, los duraznos (melocotones), las ciruelas y las cerezas antes de servírselas a tu bebé. Y no le des nueces o semillas, como las pepitas de girasol o de calabaza. Aunque es difícil que los bebés se ahoguen con las semillas, porque son muy pequeñas, ten cuidado porque se pueden atorar en sus vías respiratorias y causar una infección.

Alimentos duros o crujientes: Las nueces, las palomitas (rosetas) de maíz, las pastillas para la tos y los caramelos o dulces duros, presentan el riesgo potencial de que el bebé se ahogue.

Alimentos pegajosos: La goma de mascar y las golosinas blandas como los malvaviscos y los frijolitos de dulce, pueden atorarse en la garganta de tu pequeño. El queso derretido y gomoso (como el de la pizza) también puede provocar asfixia.

Mantequilla de cacahuate (maní): Su consistencia pegajosa puede hacer que sea difícil para un niño pequeño tragarla sin ahogarse, por eso no se la des en cucharadas. Sírvesela untada en galletas o rebanadas finitas de pan. También la puedes diluir un poco con agua o puré de manzana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here