Cómo el virus zika se volvió tan peligroso cuando llegó a América Latina

Originalmente el virus Zika fue calificado como inofensivo, 50 años después sus mutaciones encendieron las alarmas en América Latina.

En 1947, un equipo de científicos que estudiaba la fiebre amarilla colocó a un mono rhesus en una jaula en el bosque de Zika, en Uganda.

El mono desarrolló fiebre y cuando los investigadores analizaron su sangre detectaron un patógeno que en 1952 llamaron “virus de Zika”. Dos años después, en 1954, se detectó la primera infección en un humano en Nigeria.

Durante 50 años, se documentaron sólo casos aislados de transmisión del virus en humanos en África o Asia.

Hasta que en 2007 por primera vez se confirmaron casos de zika en una epidemia en la Isla de Yap, Micronesia. Después surgieron brotes en Melanesia, Polinesia y en la Isla de Pascua, Chile.

En todos estos brotes que surgieron desde que el virus fue identificado, se presentaban síntomas caracterizados por erupción, conjuntivitis y dolor de articulaciones e inicialmente la infección fue confundida con el dengue.

Por ahora, la única forma de combatir al vector es con la fumigación.

Durante los años que pasaron los científicos descartaron el contagio de virus zikacomo una infección leve y su atención se centró en los otros virus que propagaban también por el mosquito Aedes aegypti: el dengue y el chikungunya.

MUTACIÓN

Las cosas cambiaron en mayo de 2015 cuando las autoridades en Brasil notaron un brote de una enfermedad que no se había visto antes y que afectaba a unos 500 pacientes en el estado de Bahía.

Ésta fue confirmada posteriormente como zika, según informó el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here