Descubren una molécula que alivia el efecto nocivo del consumo de alcohol en el cerebro

La investigadora de la Universidad Complutense Laura Orío ha descubierto una molécula que activa las defensas del organismo cuando ingerimos de forma intensiva grandes cantidades de alcohol.

Esta molécula, denominada oleoiletanolamida, puede prevenir la inflamación que el consumo excesivo alcohol produce en la corteza cerebral.

El trabajo de investigación que la doctora Orío presentará en el quinto congreso científico IDARS Meeting de la Sociedad Internacional de Investigación sobre Drogas se centra en el estudio de la neuroinflamación inducida por determinadas drogas como el alcohol o la cocaína y su relación con los efectos tóxicos en el cerebro, estudiando terapias farmacológicas que puedan prevenirlos.

La científica acaba de recibir el ‘Premio Joven Investigador de la Sociedad Internacional de Investigación sobre drogas’ por el descubrimiento de las propiedades antiinflamatorias y neuroprotectoras de esta molécula.

El experimento sobre esta molécula se ha realizado en ratones durante tres años y medio. Orío ha elaborado un modelo que trata de mimetizar el consumo intensivo de alcohol.” “Hemos sometido a estos animales a una ingesta intensa de alcohol y se ha comprobado que se producía una respuesta inflamatoria exagerada que es la que produce daños en el cerebro”.

Tras esa reacción del organismo , el equipo de investigación detectó ”que las propiedades antiinflmatorias y neuroprotectoras de esta molécula aumentaban”. Por lo tanto, la acción de esta molécula puede prevenir daños en la corteza cerebral y contribuir positivamente en el tratamiento del síndrome de abstinencia en personas alcohólicas.

El equipo de Orío realiza ahora otro estudio en personas adolescentes que practican botellón. “Estamos realizando análisis de sangre para comprobar el comportamiento de esta molécula en estudiantes que beben de forma intensiva en periodos cortos de tiempo”, afirma esta investigadora

En conversación con la Cadena SER, Laura Orío explica que cuando se bebe mucho alcohol “el organismo aumenta la producción de esta molécula y podría tener un efecto protector en nuestro sistema inmune”.

En el futuro, este descubrimiento puede servir para “elaborar fármacos que prevengan o palíen el daño cerebral en alcohólicos y en personas que consuman este tipo de bebidas de forma intensiva”, asegura esta investigadora.

Laura Orío es actualmente profesora ayudante doctor en el departamento de Psicobiología de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense y Directora/Coordinadora del Máster oficial en Psicofarmacología y Drogas de Abuso de la misma universidad.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here