Un nuevo informe de asesoramiento científico de la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association, AHA) concluye que los suplementos Omega-3 procedentes del aceite de pescado, que desde hace mucho se promocionan como el camino para tener un corazón sano, podrían no ser tan buenos como una prevención de las enfermedades del corazón.

Según este nuevo informe publicado en la revista científica “Circulation”, solo los sobrevivientes de ataques cardíacos y los que ya habían sido diagnosticados con insuficiencia cardiaca son los que parecen haberse beneficiado al de tomar estos suplementos. Mientras tanto, existe evidencia que apoya los beneficios de comer pescado, como salmón y sardinas, como una protección contra las enfermedades del corazón.

Según una encuesta nacional representativa de más de 2.000 personas efectuada en el 2015 por el Centro nacional de investigación de Consumer Reports, aproximadamente 21% de los estadounidenses toman suplementos de aceite de pescado. Este nuevo informe de AHA sugiere que es posible que muchos de ellos no reciban los beneficios de protección con los que están contando.

“La conclusión es que hay muchas personas que toman suplementos de aceite de pescado sin tener una buena razón para hacerlo”, dice Marvin M. Lipman, M.D., jefe de asesores médicos de Consumer Reports.

Los revisores de la AHA investigaron 13 ensayos clínicos aleatorios (que se consideran el estándar de oro en la investigación) que analizaron el posible papel que juega el aceite de pescado en la prevención y el tratamiento de eventos cardiovasculares, incluyendo ataques cerebrales y ataques cardíacos.

“Para las personas que no tienen enfermedades del corazón, no existe evidencia que el aceite de pescado provea beneficios para la prevención de ataques cardíacos, ataques cerebrales o insuficiencia cardiaca”, indicó David Siscovick, M.D., vicepresidente sénior para la investigación de la New York Academy of Medicine y director del comité de escritores para asesoramiento.

Sin embargo, la evidencia muestra que para aquellos que ya tuvieron un ataque cardíaco o les fue diagnosticado insuficiencia cardiaca, tomar una dosis diaria de 1,000 mg de ácidos grasos omega-3 de suplementos de aceite de pescado puede reducir en 10% el riesgo de morir de enfermedades del corazón, dijo Siscovick.

Según AHA, los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado pueden ayudar a reducir el riesgo de tener arritmias (frecuencia cardíaca irregular) las cuales pueden causar una muerte súbita, reducir los niveles de triglicéridos, hacer más lento el crecimiento de placa ateroesclerótica y reducir levemente la presión arterial.

¿Debes omitir las pasillas por completo?

Algunos expertos médicos cuestionan el uso de suplementos de aceite de pescado para cualquier persona, incluso aquellas que ya tienen una enfermedad del corazón.

“La evidencia que los apoya [los suplementos de aceite de pescado] es débil y conflictiva, dado que algunos estudios que analizó el panel mostraron beneficio y otros no” dijo Steven Nissen, M.D., director del Departamento de medicina cardiovascular del Cleveland Clinic.

Otra inquietud es que la Administración de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) no requiere que los fabricantes de suplementos de venta libre demuestren que sus productos son seguros y eficaces antes de que estos salgan a la venta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here