ONU exige leyes para que las madres amamanten

Un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) alertó que los países deberán comenzar a pensar en leyes que restrinjan sustitutos de leche materna, para que las madres vuelvan a amamantar a sus hijos.

Es ampliamente reconocido que la lactancia materna tiene enormes beneficios para la salud. Pero, como dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS), el fracaso de los países para acabar con la comercialización de sustitutos de leche supone que muchos niños están siendo criados bajo esta fórmula.

“Todavía hay demasiados lugares donde las madres son inundadas con información incorrecta y parcial a través de la publicidad y de propiedades saludables sin fundamento”, dijo Francesco Branca, director de Nutrición de la OMS.

Branca aseguró además que “esto puede distorsionar la percepción de los padres que merman su confianza en la lactancia materna, con el resultado de que hay demasiados niños que pierden sus muchos beneficios”.

Un reciente estudio publicado en la revista médica The Lancet a principios de este año estimó que más de 800.000 muertes infantiles y 20.000 muertes por cáncer de seno podrían evitarse cada año si más bebés fueran amamantados durante más tiempo.

Expertos han alabado los beneficios de la lactancia. Señalan que los niños alimentados con leche materna son más sanos, se desempeñan mejor en pruebas de inteligencia y son menos propensos a tener sobrepeso o a sufrir de diabetes.

La OMS y la Unicef recomiendan que los bebés tomen únicamente leche materna durante sus primeros seis meses de vida. Después de este tiempo, las madres deberán continuar con la lactancia junto con otros alimentos nutricionalmente adecuados, hasta que tengan al menos dos años.

A pesar de las ventajas, sólo uno de cada tres niños es amamantado a punta de leche materna durante la primera mitad de su vida. Esta tasa no ha mejorado en las últimas dos décadas.

Los países se han comprometido a tratar de empujar ese número hasta por lo menos el 50 % en 2025, pero la presión de una creciente industria de sustitutos de la leche materna está complicando esos esfuerzos.

Tanto así que de los 194 países estudiados, 135 tenían algún tipo de medidas legales vinculados al Código Internacional de Comercialización de Sustitutos de la Leche Materna de la OMS.

En los países más ricos del mundo, que son los más favorables para las empresas de sustitutos, es donde están las legislaciones más débiles. Sólo 6 % de los países europeos cuentan con una amplia legislación y la mayoría tienen sólo una pocas leyes.

Por ejemplo, según el informe, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda carecen de medidas legales. Por el contrario, el 36 % de los países del sudeste asiático tienen leyes que cubren todas las recomendaciones del código, seguido de África con el 30 % y la región del Mediterráneo oriental con 29 %.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here