La televisión tan delgada como un papel y otros avances tecnológicos

Visto de frente, el último televisor de tecnología OLED de la compañía LG es enorme. 65 pulgadas -casi 165 centímetros- de pantalla con una resolución 4K. Pero camine para examinar su perfil y es posible que la pierda de vista. Esta pantalla tiene un grosor de sólo 2,57 mm. Es casi un poster, una lámina de papel.

LG la ha bautizado como Signature OLED W precisamente por eso. En inglés el papel de empapelar las paredes se denomina wallpaper y el televisor, con su grosor y sistema de montaje, casi parece más un objeto de decoración que un producto de electrónica.

En lugar de anclarse a la pared mediante un sistema de sujeción atornillado, como hacen otros televisores planos, el Signature OLED W se monta sobre un sistema magnético que elimina el espacio que separa la pantalla de la pared y tiene un único cable plano que es posible ocultar o disimular fácilmente y que conecta la pantalla a una barra con los puertos HDMI, la electrónica y unos altavoces de sonido envolvente certificados como Dolby Atmos.

El efecto es sorprendente y lo consigue manteniendo las ventajas de la tecnología OLED sobre los paneles clásicos de LCD o IPS, como la posibilidad de mostrar un mayor contraste, un negro puro y un mayor rango de colores.

La pantalla, para la que LG aún no ha dado un precio aproximado, tendrá también la nueva versión del sistema operativo WebOS, con aplicaciones nativas para varios proveedores de contenido online, como Netflix o amazon Video. Algunas de estas características también estarán disponible en otros modelos de televisores OLED y de tecnología IPS que la compañía espera poner en el mercado a lo largo del año, pero que tienen grosores y diseños convencionales.

Hogar inteligente gracias a Amazon

Además de una renovada gama de pantallas, LG ha dedicado su conferencia en el CES de Las Vegas al hogar inteligente. Lanzará toda una gama de electrodomésticos conectados en 2017, incluido un frigorífico con una gran pantalla táctil semitransparente que permite ver el interior de la nevera, dibujar a mano anotaciones para el resto de la familia o consultar recetas o la fecha de caducidad de los alimentos.

Una de las ventajas de este frigorífico es que se integrará con el asisten virtual de Amazon, Alexa. Gracias a Alexa será posible formular preguntas en lenguaje natural o comprar productos y alimentos sin salir de casa, tan sólo pidiéndolos en voz alta y confirmando la compra en el móvil o la pantalla.

Las nuevas lavadoras de la compañía tendrán funciones de inteligencia artificial integradas. Podrán determinar la cantidad de agua necesaria en función de la cantidad de ropa o las condiciones climáticas de la zona. La compañía, por ejemplo, apunta que en regiones con mucho polvo en suspensión estas máquinas realizarán un segundo aclarado para limpiar mejor las prendas, todo de forma automática y sin intervención humana.

Robots en casa y en el aeropuerto

La apuesta por la automatización tomará también forma de pequeños robots domésticos. LG comercializará en 2017 su primer robot para el hogar, Hub Robot, un pequeño altavoz con ojos que puede entender comandos de voz y controlar los diferentes electrodomésticos de casa.

Se le puede pedir, por ejemplo, que ponga la lavadora a una determinada hora o que nos sugiera música para escuchar en un momento dado. La compañía también prepara un robot capaz de cortar el césped de forma automática.

Serán, en cierta forma, los hermanos pequeños de dos robots diseñados para funcionar en aeropuertos y que comenzarán a trabajar en Corea del Sur este mismo año. Uno se encargará de limpiar las zonas comunes y el otro asistirá a los pasajeros, informándoles de la dirección de su puerta de embarque o como llegar a tiendas y restaurantes específicos dentro de las terminales.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here