La BBC informa: Las 1.031 actas que decidirán al próximo presidente de Honduras en medio de protestas, violencia y denuncias de fraude

90

Quema de neumáticos, gas lacrimógeno, toma de las calles, palos y piedras. Las protestas crecen en Honduras y se tornan más violentas a medida que pasan los días y siguen sin conocerse los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el domingo.

La oposición denuncia que se está fraguando un fraude electoral y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que había prometido terminar el conteo de votos el jueves, volvió a retrasar la entrega de datos finales.

Según las autoridades electorales aún falta el “escrutinio especial” de 1.031 actas, que no fueron rellenadas correctamente por los partidos políticos.

El presidente del TSE, David Matamoros, anunció que esas actas serán revisadas “una a una” a partir del viernes con la presencia de representantes de los partidos políticos y observadores internacionales, sin precisar cuándo se podrán conocer los resultados.

Las actas en cuestión representan el 5,69% del total, lo que significa que la ventaja de 46.586 votos (1,5%) que el presidente Juan Orlando Hernández tiene sobre su principal rival, Salvador Nasralla, todavía podría ser colmada.

Según el candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura -coordinada por el expresidente Manuel Zelaya- muchas actas que lo favorecerían no estaban siendo incluidas en los resultados del TSE.

Pero Nasralla también ha denunciado la inclusión irregular de actas dudosas en favor del actual mandatario, quien participó en los comicios en representación del gobernante Partido Nacional.

Lo que significa que el conteo manual de las actas pendientes prometido por las autoridades electorales podría no ser suficiente para el candidato opositor.

“Bajo estas condiciones no aceptaremos resultados emitidos por un sistema electoral espurio que pone en riesgo la legalidad (del proceso comicial)”, advirtió su agrupación en una carta dirigida a embajadores, el consejo permanente de la OEA y la misión de la Unión Europea.

El presidente del TSE, por su parte, ha negado cualquier manipulación y el jueves reiteró su llamado a esperar por el resultado final.

Previamente, observadores de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos (OEA) le habían pedido a la autoridad electoral no anunciar ganador hasta hacer el recuento de todos los votos.