Una mujer de Florida se declaró culpable de asfixiar a un niño de 5 años con una bolsa de basura hace casi dos décadas y fue condenada a 30 años de prisión.

El periódico South Florida Sun-Sentinel informó que Karla Sevilla, de 35 años, se declaró culpable de homicidio simple por la muerte de Michael “Mikki” Malcolm Jr. en octubre de 1997. Su cuerpo fue hallado detrás de un cubo de basura en un apartamento de West Palm Beach con la bolsa sobre la cabeza.

Sevilla tenía 15 años cuando informó el hallazgo del cuerpo de Mikki. Negó haber causado su muerte, pero análisis realizados 10 años después hallaron su ADN bajo las uñas del niño. Fue arrestada en 2008 pero su juicio fue aplazado tras una determinación de inimputabilidad mental.

La madre de Mikki, Michie Robinson, dijo que aceptó el acuerdo propuesto porque un juicio con jurado hubiera sido riesgoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here