32 años de cárcel para el universitario que forzaba a sus víctimas a violarse entre sí y a lamer inodoros

El pederasta Matthew Falder, licenciado de la Universidad inglesa de Cambridge, fue condenado hoy por un tribunal de Birmingham (centro de Inglaterra) a 32 años de cárcel, tras admitir 137 delitos, entre ellos los de violación y chantaje.

Falder, de 29 años, que estudió geofísica en la universidad, había sido detenido en junio del año pasado en Birmingham, donde residía, tras una amplia investigación internacional a cargo de la Agencia Nacional del Crimen británica.

Las autoridades iniciaron la pesquisa después de que tres de sus víctimas intentasen quitarse la vida, según los medios de comunicación.

Entre ellas figura una niña –cuya edad e identidad no han sido facilitadas– a la que Falder chantajeó y la obligó a comer comida de perro.

Importante :  TREMENDO PÁNICO: Pasajero graba incendio en la turbina del avión. Así terminó la odisea

Durante el juicio al que fue sometido en Birmingham, se desveló que Falder engañaba a sus víctimas por internet, como fue el caso de una estudiante que, para ganar dinero adicional, publicó un aviso de niñera mientras preparaba sus exámenes.

Así, Falder la contactó y, tras un intercambio amistoso entre ambos, el pederasta le pidió que le enviara fotos de ella desnuda, que después él utilizó para chantajearla, una actividad que solía repetir con muchas de sus víctimas.

Según consta en el expediente, extorsionó a un adolescente para que violara a otro, que también sufría sus chantajes. Y obligaba a sus víctimas a tomar orina y lamer los inodoros públicos.

Importante :  8 datos claves que explican el drama del TPS para Nicaragua y Honduras tras fatal decisión de Trump

Al condenar hoy a Falder, el juez Philip Parker dijo que el pederasta “quería asumir el control total sobre sus víctimas”, con un comportamiento “astuto, persistente, manipulador y cruel”.

El depredador sexual, que utilizaba un software especial para ocultar sus cuentas electrónicas, fue detenido después de la intervención de una investigación en la que participaron los servicios secretos de Europa, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda e Israel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here