El Comité de Competición ha anunciado este martes que sanciona con un partido a Sergio Ramos por la cartulina roja que vio ante el Barça en el Clásico del pasado domingo, por lo que no podrá jugar en el Deportivo-Real Madrid de este miércoles.

El Real Madrid había recurrido la expulsión al entender que la decisión del colegiado Hernández Hernández había sido desproporcionada al entender que el defensa blanco no llegaba a tocar al crack azulgrana.

El Comité, en su resolución, mantiene que “Don Sergio Ramos García termina derribando antirreglamentariamente al adversario. En este sentido, no cabe acoger las alegaciones de recurrente manifestando que no se produce derribo, ya que no solo se aprecia el contracto del brazo del jugador expulsado con la pierna del adversario, sino que, a efectos dialécticos, la violenta acción resulta en sí misma susceptible de provocar indirectamente el derribo del jugador contrario, al tratar de este último evitar con su forzado salto evasivo las consecuencias lesivas que podrían haberse derivado de la violenta acometida”.

En cambio, Competición no ha entrado de oficio con los aplausos de Sergio Ramos tras ser expulsado, de los que el colegiado no hizo ninguna referencia en el acta arbitral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here