El Parlamento británico debatirá una petición para tener un segundo referéndum del Brexit

El Parlamento británico anunció hoy que debatirá el próximo 5 de septiembre una petición ciudadana para celebrar un segundo referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Más de cuatro millones de personas secundaron en la página web de la Cámara de los Comunes una propuesta que llama al Gobierno a implementar una norma para convocar “otro referéndum” si el bando ganador obtuvo “menos del 60 % (de los votos) con una participación menor del 75 %”.

El Brexit ganó con el 71,8 % de participación y por menos de cuatro puntos (51,9% frente al 48,1%). El resultado fue recibido con decepción sobre todo en Londres – que votó mayoritariamente por la permanencia en la UE- y entre los jóvenes, ya que un abrumador 75% de los que tienen entre 18 y 24 jóvenes votó también por continuar en la Unión Europea.

El Comité de Peticiones del Parlamento ha dejado claro, sin embargo que, “al programar este debate, no está apoyando una llamada a un segundo referéndum”, pero consideró que “la enorme cantidad de personas que firmaron la petición significa que debe ser debatida por los diputados”.

Subrayó que “es demasiado tarde para cambiar las normas de forma retrospectiva” y que corresponde al Gobierno “decidir si quiere abrir el proceso de acordar una nueva legislación para un segundo referéndum”.

“El debate permitirá a los diputados argumentar un amplio rango de puntos de vista, en representación de sus constituyentes”, según el Comité de Peticiones, que matizó que no habrá ninguna votación “para decidir si se celebra o no un segundo referéndum” y que la sesión del 5 de septiembre no servirá para “cambiar la ley”.

En una respuesta escrita a la petición formulada por un ciudadano que se identificó como William Oliver Healey, el Gobierno británico subrayó que el primer ministro, David Cameron, “dejó claro en su discurso en la Cámara de los Comunes del 27 de junio que el referéndum fue uno de los mayores ejercicios democráticos en la historia del Reino Unido”.

Cameron remarcó que “este era un voto único en una generación” y que la decisión de los votantes “debe ser respetada.