El técnico que sobrevivió dio una nueva versión sobre la tragedia del Chapecoense

Erwin Tumiri, miembro de la tripulación que sobrevivió al trágico accidente aéreo, se desligó de la responsabilidad y aseguró que el vuelo debía hacer una parada antes de llegar a Medellín para cargar combustible.

También habló de los minutos previos al accidente y reveló que no hubo un procedimiento especial de emergencia.

En una entrevista con el programa Fantástico, de Globo, el boliviano confirmó que esperaba que la aeronave fuese reabastecida en la ciudad boliviana de Cobija después de despegar en Santa Cruz de la Sierra.

“Como técnico, mi trabajo es hacer el chequeo previo. Hice un informe contando con una parada en Cobija. No me dijeron que iríamos directo para Medellín. Antes del despegue pregunté de nuevo, y más de una vez, y me dijeron que íbamos a ir”, argumentó.

Erwin Tumiri reconoció que la cantidad de combustible que se coloca en el avión es siempre decisión de la empresa, y remarcó que él sólo se limitó a cumplir con el rol por el cual fue contratado por LAMIA.

En la entrevista, el sobreviviente también relató sus recuerdos de los momentos que antecedieron al accidente.

El técnico contó que los pasajeros y tripulantes no tenían conciencia de que el avión estaba cayendo: “Todos íbamos tranquilos, unos estaban jugando cartas, otros viendo películas, escuchando música, muy alegres”. Con ese detalle puso en duda que hubieran podido seguir un procedimiento especial de emergencia: “Nos estábamos preparando para un aterrizaje normal”, aseguró.

Importante :  Las redes sociales de quienes entren a Estados Unidos serán revisadas

El boliviano reveló que, pocos minutos antes del accidente, estaba hablando con el técnico del Chapecó, Caio Junior. “Él me estaba enseñando a hablar portugués. Nadie sabía lo que estaba pasando en ese momento, todos creíamos que íbamos a aterrizar normalmente, nos habían avisado que nos abrocháramos los cinturones porque estábamos a poco de aterrizar”.

Según Tumiriel piloto pidió a la tripulación y a los pasajeros cumplir el protocolo de aterrizaje normal. “Nadie se lo esperaba, por eso nadie gritó”, detalló.

“A veces siento como si hubiera sido salvado por ellos (los jugadores), como si ellos hubieran dado sus vidas por la mía. Por eso, ahora tengo el sueño de ir a la ciudad”, detalló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here