Empleados que publicaron foto en que orinaban chiles fueron despedidos

El 4 de julio pasado la empresa de alimentos La Costeña despidió a dos empleados eventuales que dos días atrás tomaron, y luego publicaron en Twitter, una foto que sugería que habían orinado sobre una línea de producción de chiles.

Fue hasta 20 días después que la imagen se volvió viral y todos los mexicanos que no pueden vivir sin agregar jalapeños a todo lo que comen debieron entrar en pánico de solo pensar que en la lata había algo más que vinagre.

Por supuesto, la Comisión para la Prevención de Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem) inspeccionó las condiciones en que opera la planta, ubicada en el municipio de Ecatepec, y ahora estudia la posibilidad de sancionar a la firma con una multa de entre 841 mil y un millón 121 mil pesos en caso de encontrar restos de orina en el producto.

Este martes 26 de julio, Rafael Celorio, director general de La Costeña, ofreció una conferencia de prensa para aclarar lo sucedido; dijo que a partir del incidente reforzarían “aún más” sus medidas sanitarias.

Explicó que los dos extrabajadores, cuyos nombres se mantienen en el anonimato, fueron cesados debido a que tenían prohibido usar celulares, joyas, relojes y cualquier otro artículo que pudiera generar riesgos para su integridad física, debido a que operaban máquinas.

También se dijo confiado en que el incidente no implicaría una baja en las ventas de 2016, las cuales hasta el primer semestre del año registraban un aumento cercano a 8 %, cifra que esperan mantener hasta el cierre de diciembre.

Dentro de sus explicaciones, el directivo aseguró que el diagnóstico de la Coprisemdescartó absolutamente la posibilidad de que los ahora despedidos hubieran efectivamente orinado sobre los chiles, como se sugirió en la foto, aunque omitió aclarar en qué se basa tal conclusión.

“Lo que fue ayer en la primera visita fue que todo estaba perfecto. No se orinaron nunca en los chiles”, sentenció durante la conferencia.

La pregunta conducente ante tal aseveración sería por qué es imposible que los aludidos hubieran realizado tal “hazaña”… ¿acaso las cámaras de videovigilancia de la planta captaron que el momento en que se tomó la foto quedó solo en tentativa?, ¿las sustancias que despiden esos jalapeños son tan potentes que la delicada piel de la zona expuesta lo hubiera resentido (e impedido que en la foto el trabajador luciera tan sonriente)?, ¿o, tras un análisis de los chiles, se descartó que tuvieran partículas de ácido úrico?

A pesar de haber desechado completamente la posibilidad de la orina, Celorio explicó en la misma conferencia que el lamentable suceso ocurrió antes de que los chiles pasaran a los procesos de lavado, escaldado, preparación y cocción, tras los cuales habrían quedado completamente pasteurizados para ser enlatados.

Por si las dudas, La Costeña reforzará la vigilancia de todos sus empleados en el desempeño de sus labores, a fin de desalentar conductas similares.

Además, estudia la posibilidad de fincar las responsabilidades penales conducentes, toda vez que el incidente pudo generarle una mala imagen; sin embargo, dijo el funcionario, el peor castigo para los implicados fue haber salido de una empresa con más de 90 años de historia y que cuenta con presencia en más de 50 países.