El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha aparecido muerto en la finca de caza Puerta del Toro en la localidad cordobesa de Villanueva del Rey. Según fuentes de la investigación, Blesa presenta un disparo en el tórax y las primeras hipótesis apuntarían a un suicidio aunque el entorno del exbanquero ha asegurado que no estaba desanimado ni abatido, aunque sí preocupado los frentes judiciales.

El juez encargado de la investigación ha ordenado el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Córdoba, para practicarle la autopsia y establecer oficialmente la causa de la muerte. Aunque no se descartan otras hipótesis hasta que se practique la autopsia, las primeras conclusiones de la inspección ocular de los agentes y de la autoridad judicial apuntan a un suicidio.

Fuentes de la Guardia Civil han precisado a elEconomista que se encuentran investigando los hechos relacionados con la muerte de Blesa, después de que agentes del cuerpo se personaran a las 8:00 horas de la mañana en la finca. A las 8:40 horas, los servicios médicos acreditaron la muerte del expresidente de Caja Madrid por herida de arma en el pecho.

Un disparo durante el desayuno

Blesa, según diversas fuentes, llegó a la finca sobre las 2:00 de la mañana en su coche, sin ningún acompañante. A las 7:00 de la mañana acudió a desayunar con la idea de salir a cazar. Durante el mismo, se excusó comentando que iba a mover el vehículo que había aparcado en las cocheras. Instantes después, un amigo oyó un disparo y alertó de inmediato al guardés de la finca, quien a su vez avisó a los servicios de emergencias.

El exbanquero, que poseía licencias D y E para armas utilizadas para la caza mayor, acudía con frecuencia a cazar con un grupo de amigos a la finca cordobesa. En total, Blesa poseía quince armas.

La finca Puerto del Toro, de 2.000 hectáreas rústicas, está situada en el corazón de la Sierra Morena, pertenece al grupo empresarial Rosmarino, del constructor José Romero, implicado en un caso de corrupción en la Costa del Sol. Entre las atracciones de la finca destacan las monterías de caza, actividad de la que era muy aficionado Blesa.

Llegó a Caja Madrid de la mano de Aznar

Blesa, que el próximo 8 de agosto iba a cumplir 70 años, nació en 1947 en la localidad de Linares (Jaén). El expresidente de Caja Madrid aterrizó en la presidencia del consejo de administración de la caja de ahorros madrileña en 1996 de la mano del expresidente del Gobierno José María Aznar para abandonar la entidad trece años después, en los inicios de la crisis financiera, sin poder cumplir con su objetivo de consolidar la internacionalización de la entidad durante su mandato.

Licenciado en derecho por la Universidad de Granada, Miguel Blesa preparó las oposiciones al Cuerpo de Inspectores Financieros y Tributarios del Estado junto al que a la postre sería presidente del Gobierno, José María Aznar.

Sin experiencia previa en banca, Blesa fue designado presidente de Caja Madrid en 1996 y durante su gestión, el capítulo más polémico fue la compra del City National Bank de Florida en septiembre de 2008, operación impulsada por el propio Blesa y que le llevó a la cárcel en dos ocasiones a raíz de la investigación del crédito de 26 millones de euros concedido al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

No obstante, la causa que desembocó en la posterior inhabilitación del juez Elpidio José Silva, fue finalmente archivada en octubre de 2015 al considerarse que la compra del banco estadounidense no fue arriesgada y que incluso tuvo resultados positivos.

Los frentes judiciales que deja pendientes

Lo cierto es que Blesa afrontó sus últimos años de vida bajo el yugo de la justicia. El expresidente de Caja Madrid recibió su primera condena por la gestión de la entidad el pasado 23 de febrero de la mano de la Audiencia Nacional en el caso de las tarjetas black. Consulte aquí los todos sus frentes judiciales.

Las tres magistradas encargadas del caso fallaban contra Blesa por utilizar la caja como si fuera suya, imponiéndole seis años de prisión, una multa de 109.000 euros y la responsabilidad solidaria de asumir de manera conjunta junto al resto de los condenados el dinero gastado con las tarjetas opacas bajo su gestión que ascendió a 9,34 millones de euros. Aunque la condena está a falta de revisión por el Tribunal Supremo -el exbanquero recurrió el fallo junto al resto de los imputados-, tres casos más acorralaban la tranquilidad de Blesa.

El que fue presidente de la caja madrileña también estaba siendo investigado por el conocido caso de las preferentes, una pieza separada del caso Bankia. En el año 2009, la caja emitió 3.000 millones de euros en preferentes que colocó, en su mayoría a los clientes de la entidad, convencidos por los empleados y directivos de sus sucursales de confianza.

Sin embargo las preferentes eran un producto financiero no sólo complejo de comprender sino también, volátil, que provocó las pérdidas de muchos ahorradores que confiaron en este producto, sin tener la información necesaria. Actualmente, se investiga como uno de los grandes fraudes de la banca española.

Reacciones a la muerte de Blesa

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha expresado su “pesar” por la muerte del exbanquero Miguel Blesa “en unas condiciones tan trágicas” y ha manifestado su sentimiento de pésame a la familia.

Por su parte, el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha expresado también su pésame, al tiempo que ha pedido “prudencia y respeto” hasta que se aclaren las causas del fallecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here