Estados Unidos impuso nuevas sanciones a funcionarios del gobierno de Maduro

El departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a 10 funcionarios más del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, a quienes llamó “cómplices” en los intentos por socavar la democracia y violar los derechos humanos en Venezuela.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) designó este 9 de noviembre a 10 funcionarios conforme a la orden ejecutiva 13692.

Los individuos que figuran en la nueva lista están asociados con socavar procesos electorales, censurar a los medios de comunicación y con actos de corrupción en la administración de programas de alimentos en el país sudamericano.

“A medida que el gobierno venezolano sigue ignorando la voluntad de su pueblo, nuestro mensaje sigue siendo claro: Estados Unidos no se mantendrá al margen mientras el régimen de Maduro siga destruyendo el orden democrático y la prosperidad en Venezuela”, dice un comunicado el secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin.

Esta designación se produce un día después que la Asamblea Nacional Constituyente liderada por el oficialismo aprobara una ley de medios denominada “Ley contra el odio”, que busca castigar a quienes promuevan ‘el odio’ a través de los medios de comunicación, incluidas las redes sociales.

Por su parte el departamento de Estado confirmó las sanciones contra “el régimen dictatorial de Maduro” e hizo mención al lanzamiento de lo que denominó “una nueva arma para reprimir la libertad de expresión en Venezuela”, al referirse a la nueva ley dirigida a los medios de comunicación.

La portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert, expresó que mientras Maduro continúe con su régimen dictatorial “nosotros seguiremos aplicando todo el poder económico y diplomático posible para apoyar al pueblo de Venezuela”.

Como en anteriores oportunidades en las que se establecieron sanciones contra funcionarios venezolanos, el departamento del Tesoro, señaló que todos los activos de estos individuos, sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos, están congelados, y los estadounidenses tienen prohibido tener trato o hacer negocios con ellos.