Expresidente George W. Bush ahora es más popular que Obama, según encuesta

Las cifras de aprobación sobre la gestión del presidente Barack Obama están descendiendo a medida que la actitud de los estadounidenses frente al progreso de la nación ha empeorado, de acuerdo con una nueva encuesta de CNN/ORC.

La mayoría del público nuevamente dice que las cosas en Estados Unidos están bastante mal y el índice de desaprobación de la gestión de Obama ha aumentado nuevamente a más del 50%.

De hecho, el expresidente George W. Bush es más popular que Obama.

Según la encuesta, el 52% de los adultos tenía una impresión favorable de George W. Bush, mientras que un 43% tenía una impresión desfavorable.

Cuando Bush dejó el cargo en 2009, únicamente alrededor de un tercio de los estadounidenses dijo que tenía una opinión positiva de él. Esta nueva encuesta muestra un cambio notable, ya que el favoritismo general de Bush se ha mantenido muy por debajo del 50% durante gran parte de su periodo como presidente.

En general, el 47% dice que las cosas en el país están bien, el 52% dice que están mal.

Ese es un cambio radical comparado con los porcentajes obtenidos en marzo, cuando el 53% dijo que las cosas iban bien, y esa fue la mayor proporción en afirmarlo durante la presidencia de Obama.

El cambio se presenta en políticas partidistas y sectores demográficos y el cambio general no ha sido impulsado por las opiniones de algún grupo en particular.

El índice de aprobación de Obama ha sufrido un golpe similar.

Si bien se redujo desde abril, al pasar de un porcentaje bastante parejo de 48% de aprobación frente a un 47% de desaprobación, hasta un porcentaje con inclinación negativa de 52% de desaprobación y 45% de aprobación, el aumento de los índices de desaprobación se presenta en la política del partido, tanto de hombres como de mujeres, de personas blancas y no blancas.

¿Qué es lo que tienen en mente los estadounidenses?

La economía sigue siendo uno de los temas principales de la opinión pública, ya que un 22% la eligió como la más importante de los ocho que fueron evaluados. En comparación con el otoño pasado, menos personas la consideran como el tema más importante, ya que en ese entonces el 30% la calificó como el tema más relevante y se encuentra muy alejada de su posición dominante como el tema más importante de los últimos ciclos electorales.

Sin embargo, ningún otro problema ha acaparado la atención a medida que la economía se ha desvanecido.

La educación ocupa el segundo lugar, ya que el 17% se refirió a esta como su principal preocupación, seguida por el terrorismo con el 13%, la atención médica con un 12% y el déficit presupuestario federal con un 10%.

Un menor porcentaje consideró que la inmigración ilegal (8%), la situación en Iraq y Siria (7%) o las políticas energéticas y ambientales (6%) eran el problema más importante que enfrenta Estados Unidos.

Parte de la dispersión se debe a las diferentes prioridades temáticas por partido.

Los demócratas dividieron sus prioridades temáticas en términos generales, el 19% dice que la economía, el 18% mencionó la atención médica y educación, y alrededor de 1 de cada 8 citó el terrorismo (12%) y las políticas energéticas y ambientales (11%).

En el caso de los republicanos, surgió un conjunto diferente de temas, ya que un 20% mencionó la economía, un 17% el terrorismo, un 12% el déficit presupuestario federal y la situación en Iraq y Siria, mientras que el 10% mencionó la atención médica y la inmigración ilegal. Solo el 8% de los republicanos mencionaron la educación como la prioridad más importante.

También existe una brecha de edad en la prioridad de los problemas.

Los adultos más jóvenes tienden menos a considerar que la economía es el problema más relevante. Solo el 16% de las personas menores de 35 años dice que la economía es el asunto más urgente, alrededor del doble (33%) mencionó a la educación.

Fuente: CNN

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here