Habló la madre del nene de 4 años que se cayó a la fosa del gorila

Michelle Gregg es la madre del niño de 4 años que el fin de semana pasado cayó en la fosa de un gorila, en el zoológico de Cincinnati, y fue rescatado luego de que autoridades del establecimiento mataran al animal.

Durante el tiempo que el nene estuvo con Harambe, el nombre del animal, un macho de 200 kilos, fue rasguñado y lastimado. El gorila, de 17 años, sujetaba al niño y no lo dejaba escapar, mientras lo arrastraba a lo largo del foso.

Y por la polémica generada tras darse a conocer la noticia de la muerte del simio, salió a dar su opinión en las redes sociales, de acuerdo a una nota publicada por el diario The Independent.

En un primer momento, agradeció a la gente que estuvo a su lado y le brindó ayuda: “Quiero agradecer a todos por sus pensamientos y sus oraciones en el día de hoy. Lo que empezó como un día hermoso terminó como aterrador. Para aquellos que vieron en las noticias o en las redes sociales que fue mi hijo el que se cayó en la fosa del gorila en el zoológico. Dios protegió a mi hijo hasta que las autoridades pudieron dar con él. Mi hijo está a salvo, pudo salir caminando sólo con una concusión y algunos rasguños… no hubo huesos rotos ni heridas internas”.

En una segunda parte, se defendió ante las críticas, que cada vez son más: “Como sociedad, somos rápidos para juzgar cómo un padre pudo sacarle los ojos de encima a su hijo. Todos los que me conocen saben cómo cuido a mis hijos. Los accidentes ocurren pero estoy agradecida que las personas correctas hayan estado hoy en el lugar indicado. Gracias a todos los que me ayudaron a mí y a mi hijo y más que nada a Dios por ser el increíble Dios que es”.

En total, el nene estuvo unos diez minutos en la fosa y luego fue trasladado a un hospital con heridas leves. El gorila fue abatido.

Fueron muchas las voces que salieron a cuestionar la decisión de las autoridades del establecimiento de la ciudad de Cincinnati, Ohio, Estados Unidos . Para varios la decisión de matar al animal no era necesaria. Sin embargo, los especialistas del zoológico entendían que sedarlo no era una opción porque no garantizaba el rescate inmediato.

“Políticos y especialistas señalan con el dedo. Nosotros vivimos en el mundo real y tomamos decisiones reales”, afirmó el director del zoológico, quien había dicho el sábado pasado que la decisión de los equipos de seguridad de matar al animal, que era un ejemplar muy singular, fue difícil pero correcta “porque de ese modo le salvaron la vida al niño. Podría haber terminado muy mal”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here