La Justicia colombiana condenó a nueve años de prisión a los hijos de los enemigos mortales de Pablo Escobar

Con una droguería y una caja social como fachada, familiares de los ex capos narcos del Cártel de Cali Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela –enemigos mortales de Pablo Escobar, cabecilla del Cártel de Medellín– lavaban dinero y adquirían millonarias sumas de forma ilícita. Por el hecho, un juzgado de Bogotá condenó a ocho personas a nueve años de cárcel.

Los condenados adquirieron las acciones de Drogas La Rebaja en 1990, cedida por los Rodríguez Orejuela. Y una investigación adelantada por la Fiscalía detectó presuntas irregularidades en la venta del negocio, que pese al proceso con la justicia norteamericana, seguía en manos de los criminales.

Además, a través de la cooperativa de ahorro y crédito Caja Solidaria, lavaron millonarias cifras entre 1997 y 1998. Incrementaron su fortuna de 11.894.630 dólares a 46.179.154 injustificadamente. Por estos casos fueron condenados por los delitos de recepción, legalización y ocultamiento de bienes provenientes de actividades ilegales.

Importante :  Captan el momento exacto al desplomarse helicóptero en lago Atitlán de Guatemala

Los condenados

Se trata de María Fernanda Rodríguez Arbeláez, Juan Miguel Rodríguez Arbeláez, Jaime Rodríguez Mondragón, Juan Carlos Muñoz Rodríguez, María Teresa Quazua Espinel, Julio César Muñoz Cortés, Amparo Arbeláez Pardo y Rafael Guillermo Arjona Alvarado. A todos ellos les negaron el beneficio de prisión domiciliaria.

“Ni los hijos de los señores Rodríguez Orejuela, ni la cooperativa, contaban con la capacidad económica suficiente para adquirir las empresas y los establecimientos de comercio y demás bienes, que a partir de 1990 los jefes del Cártel de Cali hicieron una venta aparente a sus hijos y otros familiares y estos a su vez, en 1996 vendieron a Copservir”, expresó la Fiscalía, según RCN Radio.

Las primeras indagaciones de esta caso comenzaron en 1999, cuando se sospechó que las empresas en cuestión seguían en poder de los Rodriguez Orejuela, pese a que supuestamente se las dieron a los trabajadores para que no cerraran. Pero el caso no avanzaba, pasó por seis fiscales entre 2000 y 2001, de acuerdo con El Espectador.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here