Las razones de la crisis de migrantes en Centroamérica

La crisis actual de migrantes en Centroamérica se venía gestando desde hace casi un año cuando una oleada de cubanos comenzó a salir de la isla por temor a que el nuevo rumbo en las relaciones entre su país y Estados Unidos ponga fin a la política migratoria.

Los cubanos viajan hasta Estados Unidos, donde esperan se acojan a la Ley de Ajuste Cubano, que les da automáticamente residencia en ese país si pisan territorio continental estadounidense.

Desde que Barack Obama y Raúl Castro hicieron el anuncio del restablecimiento de relaciones en Cuba comenzó a correr el rumor del cierre de la frontera de Estados Unidos y la derogación de la ley.

 Aunque el éxodo por el estrecho de la Florida sigue, miles de cubanos prefieren hacer la ruta larga por Suramérica, pues las posibilidades de éxito son mayores.

Ecuador se convirtió en la ruta principal del éxodo de cubanos. Las autoridades calcularon que en 2015, 45.000 isleños se recorrieron 5.500 kilómetros en buses, barcos, taxis o a pie desde Ecuador, pasando por Colombia, Panamá y Costa Rica y después llega a Nicaragua para dirigirse hacia Estados Unidos como último destino.

Otra de las rutas es una variante: en lugar de Salir de Ecuador, la marcha comienza en Buenaventura, pasa por Tumaco en Colombia, y en lugar de desplazarse hacia el norte del país, los extranjeros se dirigen en lanchas hasta Panamá. Después, desde Nicaragua a México, para llegar a Texas o California en Estados Unidos.

Pero el creciente flujo de cubanos obligó a países como Nicaragua a cerrar el paso fronterizo con Costa Rica en noviembre del año pasado desatando una crisis sin precedentes. Cerca de 2.000 cubanos quedaron varados en la región y la historia se ha repetido. Costa Rica también cerró su paso fronterizo y el domingo el turno fue para Panamá.

Ahora Colombia deberá tomar medidas para cerrar el paso de los migrantes.

En total, 3.180 migrantes de diferentes nacionalidades fueron arrestados a su paso por el país, frente a los 1.111 interceptados en el mismo período del año anterior, según Migración Colombia.

A partir de marzo de 2015, el número de detenciones empezó a subir hasta alcanzar los 8.855 para todo el año, informó la autoridad migratoria de Colombia, que agregó que el incremento de operativos en la frontera permitió aumentar el número de detenciones, pero que se desconoce el flujo real de migrantes sin papeles que pasan por el país.

Entre 2012 y 2016, las detenciones llegaron a 15.451.

El segundo punto con más capturas de indocumentados se encuentra en los departamentos de Nariño y Putumayo (suroeste), en la frontera con Ecuador, donde 536 personas fueron detenidas en los tres primeros meses del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here