Descontenta porque por su ex esposo finalmente decidió dejarla de una vez por todas, Nisleydis Sierra le escribió una nota, puso a dos hijos en la cama y agarró una pistola.

“Entonces fue cuando lo hizo”, dijo una fuente policial al Miami Herald.

Sierra disparó y mató a sus dos hijos. Después apuntó el arma hacia si misma y presionó el gatillo, un acto final de venganza que se convirtió en un caso de homicidio-suicidio que conmocionó a la comunidad del sur de Miami-Dade.

Sierra tenía 29 años de edad. Fuentes policiales identificaron a sus hijos como Alfredo Hernández-Sierra, de 18 meses, y Amberly Hernández-Sierra, de 8 años.

El doble homicidio-suicidio que ocurrió el pasado viernes en la tarde puso fin a una tormentosa relación desde que la pareja se divorció en 2011, según documentos judiciales. Las disputas legales por la custodia de los hijos se extendieron por años.

En 2013, Alfredo Hernández testificó en el tribunal que perdió su trabajo en la industria bancaria y que estaba vendiendo seguros de vida y salud. Ese año, le ordenaron pagar $227.24 al mes por la manutención de los hijos.

Importante :  Globos, baile y donaciones: ¡Feliz cumpleaños, Barack Obama!

El Departamento de Rentas de Florida reportó en enero que dejó de supervisar los pagos por manutención de los hijos. Si los registros del tribunal son correctos, el niño que lleva el nombre del padre nació cinco años después del divorcio de la pareja.

Hernández, que según los vecinos fue colocado dentro de una patrulla policial y interregado por horas después que los cuerpos fueron descubiertos, no pudo ser localizado para que declarara para este reportaje. Tampoco es considerado un sospechoso. Se le dejó un mensaje en la última dirección que se le conocía, aunque los vecinos dicen que aparentemente seguía viviendo en la misma casa, 25389 SW 132nd Ave., en donde ocurrió el homicidio-suicidio.

Importante :  Tiger Woods arrestado por manejar bajo efectos del alcohol

Una mujer que trabaja en el negocio de transporte de Sierra dijo que “no tenía nada que comentar” cuando se le acercó un reportero.

“El padre de los dos niños llegó a la casa y se encontró a sus dos hijos y ex esposa muertos por impacto de bala”, dijo el detective Argemis Colomé, vocero de la Policía de Miami-Dade.

Según la policía y testigos, Hernández llegó a la casa, que tiene un solo piso y está ubicada en el relativamente nuevo sector del sur de Miami-Dade cerca del autódromo Homestead-Miami, después del mediodía del viernes y descubrió que su ex esposa y dos hijos habían muerto.

Llamó a la policía para reportar la situación.

Uno de los vecinos, Harry Dye, quien dijo que tenía una relación amistosa con la familia, dijo que llegó a la casa justo cuando Hernández era colocado en la patrulla policial a eso de la 1 p.m.

“No había una expresión en su cara. Él me miro. La policía dijo que estaba en estado de conmoción”, dijo Dye.

Importante :  Miami fantasma: las calles desérticas a la espera del huracán Irma

Dye, quien ha vivido al lado de la familia por unos 18 meses, dijo que Hernández se había mudado con su familia hace unos cuatro meses. Él recuerda haber tenido conversaciones en donde se mencionó que la pareja estaba viendo a un terapeuta, y que en apariencia, todo estaba bien.

“Son unas bellas personas. No sé que pasó. Nunca los escuché discutir”, dijo.

Dye mencionó que Hernández recientemente había comprado un pequeño bote y habló de llevar a su familia a la Marina Black Point. Él dijo que Sierra siempre caminaba con su hija a la escuela y consentía a sus hijos.

Alfredo Hernández “estaba allí todo el tiempo”, dijo Martin Dye, la pareja de Harry. “No vi nada extraño. Ellos eran amigables. Cuando vi lo que pasó, me quedé en estado de shock”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here