Los 45 migrantes hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses escombraron las calles, casas y hospitales improvisados de Juchitán luego del sismo de 8.2 que dejó 96 muertos. Cavaron tumbas, limpiaron patios, quitando tabiques, desempolvaban muebles y curaron heridos.

Todos iban armados con 11 palas y con la voluntad de solidaridad con México, país donde muchos han recibido violaciones constantes a sus derechos humanos en su paso para llegar a Estados Unidos.

Un grupo de 45 migrantes hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses que se encontraban de paso por la región del Itsmo de Tehuantepeccuando ocurrió el sismo de 8.2 grados Richter el pasado jueves se sumaron a las brigadas de rescate en el estado de Oaxaca.

Importante :  Ascienden a 58 los muertos por el terremoto en México

El estado que ha sido de los más golpeados con más golpeadas con 76 de los 96 muertos, heridos y cientos de casas derrumbadas así como más de 200 heridos.

Armados con 11 palas y voluntad de solidaridad con México, los inmigrantes se olvidaron de su condición de indocumentados y salieron a las calles de Ixtepec desde el albergue “Nuestros Hermanos en el Camino” –fundado por el sacerdote Alejandro Solalinde– guiados por el activista Ernesto Castañeda.

Entonces comenzaron por quitar escombro. Levantaron postes de luz y cascajo de las calles desde el mismo viernes por la mañana en Ixtepec y ya entrada la tarde se trasladaron a Juchitán, el municipio que concentró el saldo mayor de la tragedia con 17 muertos del total de los 46 fallecimientos en el estado (otros 15 fueron en Chiapas y cuatro en Tabasco).

Importante :  La depresión por amor y su posible papel en la tragedia de Germanwings en alpes franceses

Algunos de los centroamericanos conocían ya la cabecera municipal porque acudieron antes del temblor a levantar denuncias por diversos delitos como el hondureño Joel Álvarez, de 29 años, quien había sido asaltado la semana antepasada cuando atravesaba por primera vez el estado camino a Estados Unidos, huyendo de las extorsiones de pandilleros en su país.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre la Discriminación, siete de cada 10 mexicanos siente algún tipo de rechazo hacia los migrantes, por lo que centroamericanos encontraron en la desgracia del sismo una oportunidad de demostrar su valía y sus “buenas intensiones” a su paso por México.

Escombraron las calles, casas y hospitales improvisados de Juchitán el viernes y sábado cavaron tumbas, limpiaron patios, quitarno tabicones, desempolvaban muebles y curaeron heridos.

Importante :  Hombre pierde su brazo tras 12 minutos de mordida de su rottweiler

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here