Nueva propuesta bipartidista otorgaría residencia permanente a beneficiarios del TPS

Las congresistas demócratas Yvette Clarke y Pramila Jayapal, así como la republicana Ileana Ros-Lehtinen, trabajan en un proyecto de ley llamado ASPIRE, que busca que todas las personas amparadas hasta antes del 1 de enero de 2017 por el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) puedan solicitar la residencia permanente en Estados Unidos, si son capaces de probar ante un juez que de regresar a sus países de origen enfrentarían un riesgo extremo.

“El TPS se creó con apoyo bipartidista para proteger las vidas humanas”, dijo Clarke, representante por Nueva York, de acuerdo con el Miami Herald.

Los beneficiarios del TPS con al menos cinco años en Estados Unidos encontrarían una nueva forma de “estatus protegido” con la propuesta de Clarke, ya que podrían permanecer un periodo renovable de seis años en el país, en lugar de los 18 meses que en la actualidad les otorga el programa.

Esta propuesta surge luego que el Departamento de Seguridad (DHS) anunció la semana anterior la cancelación del TPS para poco más de 2,000 nicaragüenses, así como una extensión de seis meses para los cerca de 60,000 hondureños que se benefician del mismo. También hay 195,000 salvadoreños y 50,000 haitianos bajo el amparo del programa, pendientes de conocer la resolución a sus casos.

La Ley ASPIRE corregiría lo que la oficina de Clarke califica como un “error”, al exigir que los beneficiarios de TPS que entraron a Estados Unidos de manera ilegal salgan del país y vuelvan a ingresar para actualizar su estatus. En su lugar, recibir el TPS sería razón suficiente para solicitar la residencia permanente, sin tener que dejar el territorio estadounidense.

Ros-Lehtinen, representante republicana por Florida, cuestionó hasta qué punto el Congreso, controlado por su partido, está interesado en el tema. “Ayer hablé del TPS y casi nadie me preguntó sobre el programa. Hoy volví a hablar y lo que hubo fue silencio entre mis colegas”, se quejó Ros-Lehtinen.

“Simplemente no hay interés para la reforma migratoria en general, y no creo que haya mucho apetito por ayudar a estos dos grupos de personas en particular. Duele decirlo, pero es la realidad política”, añadió la republicana.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here