El presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, mostró hoy su solidaridad en nombre de la institución con el líder de la Asamblea en Venezuela, Julio Borges, con quien mantuvo una conversación telefónica.

“Hoy es un día muy triste para la democracia. América Latina está viviendo desde hace unos años cambios muy importantes y muy positivos, pero lamentamos que Venezuela retroceda en el camino hacia la democracia”, indicó Tajani en un comunicado tras la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de asumir las competencias de la institución.

“El Parlamento Europeo apoya a la Asamblea Nacional, el único poder legitimado, y denuncia el autogolpe de Estado perpetrado por el régimen de Venezuela”, señaló Tajani en una red social.

Para dar seguimiento a la cuestión, Tajani se ha puesto en contacto con los líderes de los grupos políticos para incluir en la agenda del pleno del Parlamento Europeo, la próxima semana.

El eurodiputado socialista Ramón Jáuregui, copresidente de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat), denunció que lo sucedido significa “una flagrante vulneración de la Constitución de Venezuela, absolutamente inaceptable desde nuestra perspectiva democrática”.

Jáuregui llamó a que la situación se resuelva “cuanto antes, por cauces legales y democráticos” restituyéndose los poderes a la Asamblea y la inmunidad a los parlamentarios.

Este jueves la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, advirtió de que la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de sustituir en sus funciones al Parlamento “pone en cuestión” los poderes constitucionales de la Asamblea Nacional.

Además, “restringe la inmunidad parlamentaria de sus miembros, que fueron democráticamente elegidos por el pueblo de Venezuela”, señaló en un comunicado una portavoz de la jefa de la diplomacia comunitaria.

Aseguró que es “de suma importancia establecer un claro calendario electoral y respetar a la Asamblea Nacional y a todos sus miembros, como prevé la Constitución”.

Su portavoz, Maja Kocijancic, reiteró hoy ese mensaje y apuntó ante preguntas de los periodistas que es “prematuro” hablar de posibles futuras medidas, como sanciones.

La decisión del Supremo es un desencuentro más con el Parlamento, que desde que pasó a manos de la oposición -en enero de 2016- ha sido desacreditado por el máximo tribunal, alegando que se encuentra en desacato por haber incorporado a tres diputados indígenas cuyas elecciones fueron cuestionadas por el oficialismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here