VIDEO: Rebeldes sirios decapitan a niño de 12 años

En el primer vídeo, el pequeño aparece rodeado de adultos en la parte de atrás de una furgoneta del tipo ‘pick-up’. El pavor inunda su mirada mientras uno de los combatientes le agarra del pelo y otro le acaricia la barbilla. Ante la cámara, los combatientes sostienen que el pequeño, identificado como Abdalá Aisa, de solo 12 años de edad, forma parte de la Brigada Al Quds, una milicia integrada por refugiados palestinos y que combate junto al régimen de Bachar al Asad.

“Este es un prisionero de la Brigada Al Quds. No tienen hombres así que nos mandan niños”, dice uno de los milicianos. Estos son tus perros Bachar, los niños de la Brigada Al Quds”, añade otro.

En el segundo vídeo, se ve como, igual que cordero, el niño es decapitado en la parte trasera de la furgoneta. Un rebelde le corta la cabeza y, agarrándola del pelo, la alza hacia el cielo.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el menor fue capturado en el campo de refugiados palestinos de Handarat, al norte de la población. El chico fue ejecutado en el barrio de Al Mashhad, controlado por los rebeldes.

UN NIÑO POBRE Y ENFERMO

En un comunicado, la Brigada Al Quds ha negado que el pequeño fuera un combatiente y ha explicado que se trata del hijo de una familia palestina muy pobre que vivía en un barrio que ha pasado a ser controlado por los rebeldes. “El chico estaba enfermo”, señala el comunicado que se refiere al hecho de que en las imágenes se ve como el chico tenía vendas en varias extremidades.

Las grabaciones comenzaron a correr por las redes sociales el pasado martes. Este miércoles, este episodio de barbarie salpicó incluso a la Casa Blanca pues los autores de esa atrocidad son miembros del grupo rebelde Movimiento Nuredin al Zinki, una organización que recibe apoyo militar de Estados Unidos, que hasta el 2015 le entregó regularmente misiles antitanque.

Este miércoles, el portavoz del Departamento de Estado Mark Toner, ha asegurado que se ha abierto “una investigación sobre los hechos”. “Si estas alegaciones se confirman, reexaminaremos cualquier vínculo o cooperación que pudiéramos tener con ese grupo”.

COMBATIENTES DETENIDOS

Por su parte, la Comandancia General del Movimiento Nuredin al Zinki publicó un comunicado en el que condenó “lo mostrado en las redes sociales sobre violaciones de los derechos humanos” y anunció la apertura de una investigación en sus filas.

En la nota se asegura que el grupo es fiel a los principios y objetivos de “la revolución” siria y que cumple con los fundamentos generales de los derechos humanos y los tratados internacionales al respecto.

“Esta violación no representa al Movimiento Nuredin al Zinki ni a su política general, es un error individual”, indicó la organización insurgente, que reveló que ha adoptado una serie de medidas, entre ellas la detención de los implicados en la ejecución.

El crimen ha desencadenado una oleada de indignación. También en las zonas rebeldes. Así, Mohammad Badaoui, un imán de una mezquita de Alepo, ha asegurado: “Es un acto obra de criminales. Esto está prohibido por el islam”.

Este crimen se produce apenas unas horas después de que al menos 60 civiles, entre ellos numerosos niños, murieron en un bombardeo llevado a cabo por aviones de la coalición en una aldea al norte de Manbij, una localidad controlada por el Estado Islámico. Este miércoles, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, no se ha referido a esas víctimas civiles y solo ha asegurado que los recientes bombardeos de la coalición han permitido matar a 20 yihadistas que preparaban ataques.