El sheriff de la Policía Metropolitana de Las Vegas Joseph Lombardo realizó un llamado a la comunidad para donar sangre a las víctimas de la masacre en la ciudad de Las Vegas. La comunidad respondió haciendo filas de hasta más de cinco horas.