Sostienen que asesino de Texas cometió el ataque con intención de matar a su suegra

Ni religión ni política ni raza. Las autoridades que investigan la última matanza armada en Estados Unidos, el tiroteo en una iglesia bautista de una pequeña localidad en Texas, creen que el motivo fue una pelea familiar.

“Esto no ocurrió por motivos raciales, no fue por creencias religiosas, sino por una situación doméstica”, dijo a los periodistas Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas, durante una conferencia de prensa. “Sabemos que había enviado textos amenazantes, y no podemos entrar en detalles sobre esa situación doméstica que continúa siendo desmenuzada y minuciosamente investigada”, agregó.

Una de las personas que solía frecuentar la iglesia donde se realizó la masacre era la suegra del tirador, a quien las autoridades identificaron como Devin Patrick Kelley, 26 años. Kelley había enviado “mensajes amenazantes” a su familia política, según las autoridades. La suegra no había ido a misa ese domingo.

Las autoridades también especificaron que las edades de las 26 víctimas van de los 18 meses hasta los 77 años. Muchas de las personas que murieron en el ataque son niños. Una de las víctimas estaba embarazada. Al menos 20 personas también resultaron heridas, aunque ninguna se encontraba en peligro.

Kelley llegó al lugar de la iglesia, vestido con chaleco antibalas y con un rifle de asalto semiautomático Ruger modelo AR-556 que compró en abril de 2016, según reveló una fuente policial a la cadena ABC. Kelley logró comprar el arma a pesar de haber sido condenado por violencia doméstica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here