El presidente Donald Trump primero estuvo ambivalente en su decisión sobre la terminación de DACA, luego el memorando que el Departamento de Justicia envió al de Seguridad Nacional (DHS) incluso advierte a los jóvenes protegidos de que deben prepararse para su deportación, pero un tuit nocturno muestran al mandatario con un mensaje contradictorio y hasta confuso.

Por un lado, el republicano confirma que el Congreso tiene seis meses para tomar una decisión al respecto, es decir, reformar la ley migratoria para integrar a estos jóvenes a un programa distinto o, definitivamente no hacer nada.

Al mismo tiempo, culpa al gobierno de Barack Obama por no haber hecho nada al respecto, es decir, en el Congreso, aunque el programa de Acción Diferida fue creado por el demócrata y ahora protege a unos 800,000 jóvenes que llegaron a los Estados Unidos con menos de 16 años de edad.

Lo interesante, después de tomar la decisión de terminar con este beneficio el 5 de marzo de 2018, es que indica que si los congresistas no pueden hacer su trabajo, él volverá al tema, es decir, ¿lo mantendrá?, porque la decisión de terminarlo está hecha.

“El Congreso ahora tiene seis meses para legalizar DACA (algo que la Administración Obama no pudo hacer). ¡Si ellos no pueden, volveré a ver este asunto!”, escribió el mandatario en la noche, tras la oleada de críticas que desató su decisión.

Este martes, a través del fiscal general Jeff Sessions, la Administración Trump anunció el fin de DACA, dando a los jóvenes cuyo beneficio expira el 5 de marzo de 2018, hasta el 5 de octubre de 2017 para renovarlo, pero a partir de este miércoles ya nadie puede aplicar.

A través de 16 preguntas, que serían las más frecuentes sobre el tema, el DHS explicó lo que significa la decisión contra los 800,000 jóvenes que están protegidos de deportación con este programa y apunto, en varias de esas preguntas, aún tiene la facultad de revocar algún beneficio otorgado.