Tim Kaine es candidato a la vicepresidencia de Estados Unidos y se roba el corazón de Honduras

13

En 1980 una experiencia cambió la vida de el candidato demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos En ese momento Tim Kaine tenía tan sólo 22 años y era la primera vez que salía de Estados Unidos para viajar a Honduras.

Kaine decidió tomarse un año sabático de la universidad para estar como voluntario con los misioneros jesuitas en Honduras. El estadounidense viajó a El Progreso, un pueblo en el que vivió nueve meses.

“Le enseñé a adolescentes hondureños las cosas básicas de la carpintería y la soldadura y a cambio ellos me enseñaron a hablar español”, fue parte de su primer discurso como candidato a la Vicepresidencia.

Y es que tras ser presentado por Hillary Clinton como su compañero de fórmula, Tim Kaine dio un mensaje que dejó claro que los latinos también son parte de su objetivo, o por lo menos eso es lo que parece. Gracias a ese discurso, tanto los hondureños como los hispanos se rindieron a sus pies.

Para sorpresa del público preguntó en español: ¿Hay hondureños aquí?
La muchedumbre respondió con gritos y aplausos.

Tim, quien estudió Leyes en Harvard, explicó que al llegar a Honduras se dio cuenta que aunque le servirían sus conocimientos adquiridos de la ley constitucional, le sacaría más provecho a otras cualidades, “la experiencia de haber trabajado en la tienda de herrero de mi padre sí me ayudó. Le enseñé a adolescentes hondureños las cosas básicas de la carpintería y la soldadura y a cambio ellos me enseñaron a hablar español”.

Y vaya que lo domina. Esta no es la primera vez que demuestra su buen desempeño con la “lengua de Cervantes”. Fue en junio de 2013, cuando el candidato a la Vicepresidencia rompió esquemas al leer un discurso en el Senado en español, siendo la primera vez que un legislador hablaba en la lengua de millones de latinos.

Con un español fluido, Tim continuó su discurso y dijo: “En Honduras aprendí los valores de mi pueblo: fe, familia y trabajo. Los mismos valores de la comunidad latina aquí en nuestro país”.

“Se ve el carisma humildad, yo soy hondureña, he visto los videos que hay sobre él, allá compartiendo con gente humilde… ¡sinceramente escogió un buen hombre! Felicidades por los dos, no lo digo por propaganda, se ve el carisma y humildad de él”, son algunos de los comentarios que se pueden leer en las redes sociales. Mientras que otra usuaria comentó que a “Kaine lo queremos mucho los hispanos, Hillary fue una gran decisión, él es honesto, los hondureños lo amamos, hizo una gran labor en nuestra tierra catracha (gentilicio coloquial para las personas nacidas en Honduras)”.

Es por eso que Kaine es considerado el “anti-Trump”, incluso la aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, afirmó que su candidato “es todo lo que no es Donald Trump”, y agregó que su compañero de fórmula es un luchador por los derechos de las minorías y está plenamente comprometido con una reforma migratoria.

La experiencia de Kaine en Honduras lo marcó tanto, que ha regresado en más de una ocasión, la última vez en el 2015. Cuando estuvo en uno de los sectores de San Pedro Sula, Honduras, donde está latente el peligro por la presencia de las maras y pandillas, a Kaine eso  no le preocupó y jugó una potra (un partido de soccer informal).

En febrero de ese mismo año, Kaine visitó uno de los Centros de Alcance en el sector Chamelecón.

Kaine es reconocido por no ocultar su creencia católica, otro factor importante que lo acerca a los eventuales electores hispanos.

El oriundo de Minnesota, pero criado en Misuri, es uno de los senadores más influyentes en Washington, además fue gobernador de Virginia entre los años 2006 y 2010.

En entrevista para el diario El País, Kaine de 58 años dijo que Honduras está presente en su vida todo el tiempo, “cada día pienso en las lecciones de mis amigos de allí. Fue una de las dos o tres decisiones más importantes de mi vida”.

Explicó a The Washington Post que en Honduras conoció a Jarrell Patrick, un sacerdote estadounidense conocido como el Padre Patricio, quien lo llevó a conocer distintos pueblos, donde celebraba misas en altares improvisados.

Contó que una experiencia lo marcó. Un día cuando acompañó al Padre Patricio a ver a una familia con cuatro hijos que presentaban signos de desnutrición, al despedirse el papá les dio una bolsa con comida, que el Padre Patricio aceptó. Sin embargo, Kaine no entendió por qué Patricio aceptaba comida de una familia que tenía dificultades para alimentar a sus hijos. “Tim”, le dijo Patricio, “realmente hay que ser humilde para aceptar un regalo con comida de una familia tan pobre. Para mí fue un desafío entender que la gente podía vivir en esta pobreza. Mi fe ya era católica antes, aunque muchas veces no iba a la misa en domingo. La fe de la gente allá, en medio de una situación social muy difícil, fue una gran lección para mí”, explicó al diario.

Aunque apenas ahora fue nombrado como candidato a Vicepresidente, en el 2008 su nombre también sonó para la Vicepresidencia de Barack Obama.

Clinton y Kaine serán proclamados oficialmente candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia por la Convención Nacional Demócrata, que se celebrará la semana próxima en Filadelfia. 

Vecinos lo reciben como héroe

Después de su exitosa presentación, el senador Tim Kaine fue recibido como héroe afuera de su casa en Richmond, coronando así su debut como compañero de fórmula de Hillary Clinton.

Cientos de vecinos y otros simpatizantes recibieron a Kaine y su esposa, Anne Holton, a su regreso a casa el sábado por la noche.

Los Kaine pasaron el día de campaña con la candidata presidencial demócrata, que 24 horas antes había elegido a Tim Kaine como nominado a la vicepresidencia por el Partido Demócrata.

El gentío los recibió con aplausos afuera de su casa en el vecindario de Ginter Park, en el norte de Rchmond, a eso de las 10:30 de la noche. A mediodía, los Kaine estuvieron en Miami, donde Clinton presentó a su compañero de fórmula por primera vez.

Durante su bienvenida, Kaine habló por unos 10 minutos, notando que había lanzado su carrera política hace tres décadas en el mismo barrio, donde se postuló a un puesto como concejal en Richmond. Muy pocas personas llegaron cuando hizo el anuncio de esa postulación, bromeó.

Carol A.O. Wolf, viejo amigo de los Kaine, dijo que la gente sintió que era importante mostrarle apoyo a su vecino.

“Este es su barrio, este territorio es de Kaine”, dijo Wolf.

Kaine dijo a sus vecinos que estaba muy agradecido por su apoyo, así como por tolerar que su jardín a veces esté un poco descuidado.

Pero también dio un minidiscurso de campaña, en el que resaltó la importancia de Virginia en la política presidencial, desde su historial como cuna de los primeros presidentes hasta su actual estatus como estado electoral clave.

Exhortó a sus amigos y simpatizantes para que ayuden a Clinton a ganar en el estado, diciendo que había demasiados asuntos importantes como para permitir que gane el candidato republicano Donald Trump.

El domingo por la mañana, los Kaine asistieron a su parroquia, la iglesia de Santa Elizabeth. Kaine, ex integrante del coro de su iglesia, cantó durante la comunión, y su esposa agradeció a los feligreses por sus oraciones. (Con información de AP).