Un pedido de tacos mexicanos permitió la detención de “El Chapo” Guzmán

Joaquín “El Chapo” Guzmán era, hasta hace poco, el narcotraficante más buscado del mundo. Se le consideraba uno de los hombres más poderosos del planeta y uno de los más millonarios, pero su más reciente detención –tras casi seis meses prófugo- fue por un pedido de comida.

Si bien la policía mexicana seguía las pistas del líder del cartel de Sinaloa, la última huella que los llevó a la localización exacta del “Chapo” fue una orden de tacos.

Según contaron oficiales mexicanos al New York Times, a comienzos de enero ya sabían que Guzmán estaba en la localidad de Los Mochis, en Sinaloa, por lo que se trasladaron al lugar.

Después de la medianoche del 8 de enero, a solo dos cuadras del hotel donde atraparían al capo de la droga, los policías siguieron los pasos de un hombre que conducía una van blanca –similar a la que utilizaban los asociados al “Chapo”-.

El hombre llevó el vehículo a un local de tacos donde recogió una “orden grande”, supuestamente solicitada por Guzmán para sus empleados.

Horas más tarde, a las 4:30 locales, los funcionarios de la Secretaría de Marina mexicana comenzaron la redada al hotel, y tras una persecución por la autopista atraparon al “Chapo” Guzmán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here