Washington apoya las deportaciones masivas de cubanos que quieren llegar a los Estados Unidos a través de otros países

El gobierno de Barack Obama está preocupado por la cantidad de isleños que utilizan caminos indirectos desde países de Centroamérica. Colombia rechazó a más de 5.800 migrantes irregulares en últimos dos meses.

El aumento considerable de la emigración cubana se convirtió en una complicación para el gobierno de Barack Obama, quien se esfuerza en normalizar sus relaciones con el régimen de los hermanos Castro y cortar el flujo migratorio en Centroamérica.

En un artículo publicado por El Nuevo Herald, se resalta que EEUU parece promover en la región lo que ha sido una característica central de su política: las deportaciones masivas de inmigrantes indocumentados.

Los gobiernos de Cuba y otros países centroamericanos han culpado a la actual política migratoria estadounidense del aumento de la migración de cubanos y las crisis humanitarias que esto ha suscitado.

En enero del año pasado, recuerda el mismo periódico, el gobierno norteamericano donó USD 1 millón a la Organización Internacional para las Migraciones para proveer de alimentos, agua y medicamentos a los 8.000 cubanos que se encontraban en Costa Rica.

La crisis se resolvió a través de un puente aéreo hacia Méxicocoordinado por esa organización. La experiencia se repitió luego con cerca de 3.000 cubanos en Panamá. Pero otros miles quedaron luego atrapados en Ecuador y Colombia, tras la conclusión de los puentes aéreos y el cierre de las fronteras centroamericanas.

En noviembre del año pasado, cuando comenzaron a aglomerarse cubanos en Costa Rica, tras la negativa del gobierno nicaragüense de dejarlos atravesar su territorio, un vocero del Departamento de Estado declaró a El Nuevo Herald que “todos los países tienen la responsabilidad de poner en práctica los requisitos de documentación necesarios y los mecanismos de control de fronteras. Esto asegura que no se produzca el tránsito de viajeros sin documentos y que los inmigrantes indocumentados sean devueltos apropiadamente a su punto de origen, de conformidad con la legislación y la práctica internacional”.