5 consejos para reflexionar antes de visitar a un recién nacido

479

Muy pocas veces reflexionamos sobre lo débil del sistema inmune de los bebés, sin sospechar que al tocarlos podríamos afectar terriblemente su salud e incluso poner en riesgo su vida.

Controlar quien entra en contacto con el recién nacido, puede resultar fácil en el hospital, pero esta tarea se torna mucho más difícil en la calle e incluso en casa.

Pues las caricias de amigos, familiares o desconocidos en la calle, exponen al bebé a gérmenes como: bacterias, virus y hongos.

Si visitaras a un recién nacido próximamente, la recomendación es reflexionar y ser consciente, evitándole a los nuevos padres la parte incomoda de negarte al bebé.

Puede parecer exagerado pero recuerda que no se trata de una grosería o acto discriminatorio, sino de salud.

Citando a la revista Padres e hijos, si vas a visitar a algún bebé recién nacido, estos son algunos consejos que debes seguir:

1.- Consultar antes de llegar

Aunque la familia está feliz por la llegada del bebé, la madre se encuentra en reposo después de un gran suceso y periodo de cambios físicos y emocionales. No te dejes llevar por la emoción y pregunta que día podrían recibirte para conocer al nuevo miembro de la familia.

2.- No tocar las manos del bebé

Las manitas son su principal herramienta para conocer su entorno, por esto no debes tocarlas para evitar contaminarlas con gérmenes que ni siquiera imaginas que acarreas. Recuerda que los recién nacidos son los más vulnerables a contraer cualquier tipo de bacterias, virus y hongos.

3.- Si la recién mamá no te pide consejos, ¡no se los des!

Puede que seas una mamá experimentada y tu intención sea ayudar, pero cada persona tiene experiencias diferentes y no siempre funcionara lo mismo para todas. Evita hacer comentarios sobre lo que debería o no hacer para cuidar o incluso criar a su bebé.

4.- No molestar: Bebé en reposo

Tanto la madre como el recién nacido están adaptándose y al principio ambos reposan al mismo tiempo. Los ruidos y el movimiento pueden ser un factor de estrés para el bebé y por lo tanto para la mamá.

5.- Si estás enfermo, no visites a un recién nacido

Los bebés recién nacidos son vulnerables y son los más propensos a enfermar. Por esto, cualquier virus es una amenaza grave para su salud. Si padeces tos, gripe o cualquier otro padecimiento es mejor que pospongas esa visita.

Otra recomendación es evitar el uso de fragancias o perfumes que puedan irritar el olfato del bebé e incluso intoxicarlos.