Bailarina destapa escándalo sexual en el Ballet de Nueva York

252

Una bailarina de 19 años interpuso una demanda contra el Ballet de Nueva York (NYCB, por sus siglas en inglés), así como contra uno de sus elementos principales, por explotarla sexualmente.

De acuerdo con BBC News, Alexandra Waterbury alega que Chase Finlay compartió fotos y videos explícitos de ella con otros bailarines sin su consentimiento.

El NYCB ha negado lo anterior, mientras que el abogado de Finlay, quien renunció el mes pasado a la compañía, asegura que la demanda solo consta de acusaciones, no de hechos.

La demandante salió con el presunto agresor por espació de un año, y este le habría tomado fotos y videos sin su conocimiento durante la relación, asegura la demanda interpuesta este miércoles en Manhattan.

Finlay habría compartido dicho contenido con otros dos bailarines del NYCB, así como con otros trabajadores, a través de mensajes de texto con lenguaje sexista.

La demanda asegura que aunque las fotografías no fueron tomadas en las instalaciones del NYCB, la cultura de la compañía “empodera a sus bailarines a ignorar la ley y violar los derechos básicos de las mujeres”.

Finlay añade que los acusados podían hacer lo que quisieran con las mujeres, en el momento que lo desearan, siempre y cuando fuera en Nueva York, “donde pudiera ser controlado por los ejecutivos y la gerencia”.

El documento alega que otros dos bailarines principales, Amar Ramasar y Zachary Catazaro, recibieron el contenido por parte de Finlay y posteriormente fueron suspendidos. Esto sucedió el mes pasado, cuando ambos artistas fueron cesados sin paga por violar las normas de conducta de la organización.

El NYCB “niega vehementemente las acusaciones de que la compañía ha permitido, motivado o alentado el tipo de actividad en la que el señor Finlay y los otros mencionados han participado”, indicó en un comunicado.

El documento añade que el ballet ha tomado las acciones disciplinarias apropiadas para los bailarines involucrados y se rehusó a negociar un pago a la demandante puesto que no tiene responsabilidad en el caso.

Waterbury asegura que informó al NYCB en junio pasado acerca del problema tras descubrir fotos de ella y otras bailarinas desnudas, así como mensajes de texto, en la computadora de Finlay.

En uno de los intercambios, el acusado presuntamente compartió una foto de Waterbury desnuda con otros bailarines, pidiendo otras similares y asegurando que enviaría “fotos de algunas bailarinas a las que he hecho gritar”.

Finlay presuntamente habría discutido también con un donante del NYCB acerca de violar bailarinas. “Apuesto a que podríamos atar a algunas de ellas y abusarlas como animales de granja”, habría dicho el patrocinador. “O como las zorras que son”, respondió Finlay.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que la compañía recibe acusaciones de este tipo. En enero, Peter Martins, quien por mucho tiempo dirigiera el NYCB, anunció su retiro en el marco de una investigación por presunta mala conducta sexual.

Martins negó que haya sido violento o abusivo contra las mujeres de la compañía, la cual no corroboró las acusaciones.

La demanda de Alexandra Waterbury considera que esta respuesta por parte de la compañía fue un mensaje para Finlay y otros miembros que los alentaba a violentar, deshumanizar y abusar de las mujeres.