¿Bufón o monarca? El reto de descifrar a Kim Jong-un, el enigmático líder de Corea del Norte

La verdad suele estar en algún lugar del medio, ¿no?
Fuera de Corea del Norte, Kim Jong-un es mostrado como un monstruo. O un bufón que envía a sus matones contra un peluquero londinense que se rió de su peinado. O un “playboy” rollizo con debilidad por el queso suizo, los autos rápidos y las mujeres.

Pero dentro de Corea del Norte, es un monarca, el líder supremo con aura de deidad.
Su pueblo le aplaude aunque sus manos se queden en carne viva.

Los medios estatales reportan cómo ejerce su liderazgo en viajes por todo el país.

El Rodong Sinmun, el diario oficial del Partido de Trabajadores de Corea, reportó una visita a un establecimiento de crianza de tortugas en Pyonyang.

El lugar se puso en marcha por iniciativa de su padre, Kim Jong-il, “para proporcionar a la gente las tortugas marinas nutritivas y deliciosas conocidas como un preciado tónico desde los tiempos antiguos”.

La dirección del líder supremo se hizo necesaria después que se conoció el mal desempeño de la granaja tanto en la crianza de las tortugas como desde el punto de vista ideológico.

El diario citó las siguientes palabras de Kim Jong-un: “Es difícil entender por qué la granja ni siquiera había preparado ni siquiera una habitación para la educación en historia revolucionaria”.

Además, tampoco había tenido éxito el intento de criar langostas. No fue un buen día en la granja de Taedonggang.

Pero las recientes alegaciones de la agencia de inteligencia de Corea del Sur de que se había estado produciendo en el país una purga de altos cargos tomó a la gente por sorpresa, probando que Kim Jong-un es impredecible incluso para los expertos en Corea del Norte.

Los expertos externos no tienen esperanza. Algunos creen que sus acciones recientes han sido erráticas en una forma que no se había visto en el caso de su padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here