Caravana de inmigrantes pernocta en paso fronterizo

166

Decenas de migrantes centroamericanos que llegaron a la frontera sur de Estados Unidos buscando asilo tuvieron que pasar la noche del domingo a la intemperie del lado mexicano en el cruce de San Diego, luego que las autoridades estadounidenses anunciaron que el cruce ya estaba ocupado a su máxima capacidad.

De unos 150 migrantes, solo unos 50 lograron cruzar el paso peatonal conocido como El Chaparral, donde se entregaron a las autoridades a la espera de ser atendidos.

Pero poco antes de que el grueso de la caravana llegara, la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés), dijo que el cruce en San Diego no podía aceptar más solicitudes por el momento.

“Es este momento hemos colmado nuestra capacidad en el puerto de entrada de San Ysidro como para que los oficiales de la CBP puedan admitir más personas que viajan sin la documentación de entrada apropiada”, dijo el comisionado Kevin McAleenan en un comunicado. “Esos individuos quizá necesiten esperar en México debido a que los oficiales de la CBP trabajan para procesar a quienes ya están en nuestras instalaciones”.

Algunos de los migrantes pudieron quedarse a esperar en los pasillos del edificio fronterizo, pero otros acamparon afuera de un portón en el lado mexicano con la esperanza de hacer el trámite el lunes.