Casi pierde la vida después de levantar 500 kilos de pesas

Parecía que había empezado a sudar sangre, el esfuerzo sobrehumano le reventó algunos vasos sanguíneos de su cabeza. Segundos antes había logrado lo que ningún ser humano había sido capaz de hacer: levantar media tonelada en peso muerto en una serie válida para el campeonato del “Hombre más fuerte del mundo”.

Agitó los brazos, alentando al público, se agachó, tomó la barra y se levantó, con los brazos rectos y tensados. Los segundos comenzaron a transcurrir.

Uno, dos, tres… El cuerpo temblaba, la mirada perdida al frente, parecía que iba a explotar… ¡siete, ocho, nueve!

Casi pierde la vida después de levantar 500 kilos de pesas (2)

Hall soltó la barra y se desplomó sobre sus rodillas. La confusión y angustia se apoderó del recinto Leeds Arena, que transformó el bullicio en murmullo.
Hall, en una exhibición anterior, es alentado por el actor Arnold Schwarzenegger
El récord mundial ya estaba en su poder, 500 kilogramos en peso muerto, pero en ese momento hubo temor por su vida.

“La presión en mi cuerpo fue surrealista”, reconoció Hall tras recuperar el conocimiento y darse cuenta de su hazaña.

“Me desmayé, sangré por la nariz. No es saludable hacer algo así”.

“Casi me mata”, le dijo el poderoso atleta al diario Yorkshire Evening Post.