Denuncian que un restaurante prohibió la entrada de un niño en silla de ruedas “porque manchaba”

117

La familia de Adrián, un niño valenciano que utiliza una silla de ruedas, denuncia que el pequeño no pudo entrar en un restaurante chino de la localidad de Algemesí (Valencia) porque sus responsables aseguraron que “ensuciaría el suelo”. Los hechos ocurrieron el pasado 18 de diciembre, cuando toda la zona del levante español sufría la denominada gota fría.

Según el diario Levante, la familia ha publicado en Facebook su versión de los hechos: “(el dueño) Trató de impedir la entrada de Adrián con su silla al interior del restaurante porque decía que le ensuciaba el suelo con las ruedas del carrito especial que maneja tras sufrir daño cerebral, y pidió que dejara fuera lo que para él son sus piernas”.

Fue un trato tan maleducado, insensible y discriminatorio que la impotencia hace que a día de hoy aún caigan de los ojos de la madre de Adrián lágrimas de dolor, dolor profundo de una madre que lucha con todas sus fuerzas cada segundo de sus días por el pequeño”, asegura el tío de Adrián y autor de la misiva que se ha hecho viral. El mismo familiar revela que piensa acudir a los tribunales a denunciar los hechos “ante el organismo correspondiente” y a la vez manda ánimos a su sobrino “Adrián, tal restaurante no merece tu bonita sonrisa”.

Por su parte, el dueño del restaurante se defiende en el mismo medio y asegura que todo se debe a una confusión por el idioma por parte de su madre, que fue la persona que impidió la entrada a Adrián: “Mi madre no habla muy bien español, en aquel momento acababa de fregar y lo que quería era advertir a los niños de que el suelo estaba mojado y que tuvieran cuidado, fue una terrible confusión”, explica. Además, el dueño espera reunirse con los padres de Adrián en un futuro cercano para aclarar lo sucedido. También explica que la familia del chico ha acudido en varias ocasiones a su establecimiento sin que haya habido problemas.

Muchos usuarios de Facebook han pedido el boicot al restaurante, pero el mismo tío de Adrián ha solicitado a través de Facebook que no se lleve a cabo este tipo de acción: “No pretendemos que nadie deje de disfrutar de un restaurante chino con sus parque se bolas, no queremos que se haga un boicot a un comercio donde de el dependen otras personas que no han tenido nada que ver, máxime ahora en estas fiestas. Queremos humanidad, corazón y sobre todo equidad”.