EE.UU. está a punto de provocar una nueva masacre en el mundo islámico

El reciente llamamiento de Rex Tillerson, que quiere que las milicias financiadas por Teherán activas en Irak vuelvan a Irán, constituye una prueba más de que el secretario de Estado norteamericano no entiende absolutamente nada en la situación iraquí (o muestra deliberadamente esta falta de comprensión), opina la redacción del periódico ruso ‘Vzgliad’.

“Es la quintaesencia del enfoque estadounidense a la política exterior: una completa falta de comprensión de los detalles y las circunstancias de lo que está sucediendo y un paso de búfalo hacia un objetivo arbitrariamente definido”, subraya el rotativo.

El artículo explica que las tropas financiadas por Irán no están integradas por soldados ni expertos iraníes, sino que son milicias populares chiitas formadas en 2014 después de que el Estado Islámico ocupara casi una tercera parte del territorio iraquí y fueron declaradas oficialmente como parte del aparato de seguridad de ese país. Al mismo tiempo, Teherán tomó parte activa en la preparación y financiamiento de estos combatientes, “algo que no debería sorprender, ya que los chiitas fueron uno de los principales objetivos de los islamistas”.

Ahora a EE.UU. le preocupa que Irán aproveche sus logros en Irak y Siria para expandir su influencia en la región y sale con la propuesta de Tillerson, que ya fue criticada por el ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif. El canciller sugirió que el objetivo de la propuesta era complacer a Arabia Saudita, el eterno rival de Irán en la región, ya que surgió en medio de estancia de Tillerson en Riad.

“¿A qué país concretamente deberían regresar los iraquíes que se han movilizado para proteger sus hogares de los militantes del EI? La vergonzosa política exterior de EE.UU. está dictada por los petrodólares”, escribió Zarif en su cuenta de Twitter.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here