En Filipinas viven entre los muertos

El Cementerio Norte de Manila, inaugurado en 1904, es uno de los más antiguos y más grandes de Filipinas. Sus elaborados mausoleos e interminables filas de tumbas humildes y apiladas albergan a alrededor de un millón de muertos… y a algunos miles de vivos.

Último lugar de descanso de presidentes, estrellas cinematográficas e iconos literarios, el cementerio también es habitado por algunas de las personas más pobres de Manila. Muchos viven en las criptas y mausoleos de las familias ricas, quienes les pagan una cuota fija por limpiarlos y cuidarlos.

Otros encuentran formas diferentes de participar en la economía de la muerte y los entierros. “Realmente no hay trabajo aquí dentro del cementerio, así que yo solo aprendí a hacer esto en 2007”, dijo Ferdinand Zapata, de 39 años de edad, mientras cincelaba el nombre de un difunto en una adornada lápida de mármol.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here