Encadenada fue obligada a planchar ropa por dos años

97

Una joven de 22 años, que por su aspecto físico aparenta 14, quien debido al daño que le han causado por el cautiverio de dos años. Sus órganos internos y funciones de la convierten en una anciana de 81 años.

La joven pudo escapar, y denunciar los hechos ante la Procuraduría General de Justicia de México Distrito Federal (PGJDF), de los que fue víctima del delito de trata en su modalidad de trabajos forzados.

En su declaración ella dijo que solicitó trabajo en una planchaduría, y posteriormente fue encadenada por sus patrones y para que no dejara de laborar la golpeaban hasta que sangraba, y cuando las heridas iban cicatrizando, le arrancaban las costras.

También dijo que le daban de comer muy poco una vez al día, pero debido a que trabajaba encadenada a la planchaduría, masticaba el plástico con el que cubría las prendas de vestir y lo comía para mitigar su hambre.

La víctima, cuando pretendía apoyarse en la plancha para descansar un poco, era golpeada con una llave estilson, una mano de molcajete, un lazo y hasta con alicatas, ocasionándole heridas que al cicatrizar le eran desprendidas y nuevamente le sangraban, dejándole múltiples marcas en todo el cuerpo. También le quemaban la espalda con la plancha.

La mujer recordó que cuando fue contratada por sus agresores le ofrecieron donde vivir y durante un tiempo le dieron buen trato, pero que después la acusaban de que se robaba cosas de la vivienda, y fue como la encadenaron y dejaron de pagar su salario.

“Así la mantuvieron durante dos años, hasta que ella logró escapar y pedir ayuda. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal solicitó orden de cateo para el establecimiento donde detuvo a cinco probables responsables”, dijo en conferencia Juana Camila Bautista, fiscal para la atención de trata de personas”.

En la averiguación previa iniciada en la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas, quedaron asentados los dictámenes de los diversos estudios que se le practicaron a la víctima, por las condiciones en la que fue mantenida, le ocasionaron una severa anemia, que de acuerdo con los médicos que la atienden, su vida está en riesgo.