Escuelas venezolanas se quedan sin alumnos y sin maestros

187

En entrevista con la Agencia Anadolu, Useche dio alarmantes cifras de este estado, que colinda con Norte de Santander (Colombia), y que refleja la crisis nacional del sector: durante el año escolar que comenzó en octubre de 2017 y que culminó este mes de julio de 2018, unos 40.000 niños abandonaron las aulas.

No todos migraron definitivamente a Colombia. Según Useche, algunos solamente van a Cúcuta con sus padres a trabajar o a buscar comida y regresan a pernoctar en Venezuela, pero igualmente abandonan las aulas.

A mediados de este mes, el director de la fundación Redes, Javier Tarazona, denunció ante el Ministerio Público venezolano que mientras en otros estados del país los índices de deserción escolar rondaban el 58%, en los estados fronterizos, como Táchira, esta cifra se eleva a 80%.

Según Tarazona, esto estaría siendo aprovechado por los grupos irregulares colombianos para reclutar a niños, adolescentes y jóvenes para sus organizaciones.

Pero los niños no son los únicos ausentes en las aulas venezolanas. Aproximadamente la mitad de los 36.000 docentes que había en las 730 instituciones educativas de Táchira –dependientes del Ministerio de Educación, la gobernación o las alcaldías–, también abandonó las escuelas, sobre todo hacia el final del año escolar. Esto, por supuesto, ha obligado a ejecutar planes de contingencia en las escuelas.

Y es que el sueldo que perciben los docentes que dependen de la gobernación o alcaldías oscila entre los 2 millones y 6 millones 500 mil bolívares, mientras que los que dependen del ministerio perciben entre 12 millones y 35 millones. En cualquier caso, ninguno podría adquirir la canasta alimentaria, que en el mes de junio superó los 378 millones de bolívares.

“Observamos que la situación económica del país, que es el nudo gordiano de la crisis que estamos viviendo, no mejora y no va a mejorar. No es alentador el panorama que se está planteando a nivel de educación”, acotó Useche, quien considera que para el inicio del año escolar 2018-2019 se estarán manejando cifras similares a las de este fin de año escolar.

“El Estado debería estar tomando previsiones, ellos manejan datos al igual que nosotros, deben estar haciendo lo prudente para que los padres puedan tener la seguridad de que frente a las aulas donde fueron inscritos sus niños van a tener docentes que los va a atender, aunque no saben por cuánto tiempo”, agregó.