Martina Big es una alemana, ex azafata, que quiso ser reconocida como la mujer con el busto más grande de Europa. Para lograr su cometido, gastó unos 65 mil dólares para convertirse en una barbie exótica.

La mujer se implantó siliconas en sus senos hasta llegar a una talla exageradamente grande. Además, no contenta con solo eso, decidió cambiar su color de piel. “Mi sueño es volverme más y más oscura y ver cuáles son los límites”.

Para ello se sometió a interminables sesiones de cama solar y a inyecciones de bronceado. Así, pasó de ser una mujer de contextura aria, rubia, de pelo lacio y piel blanca, a tener rasgos africanos, con su piel morena y cabello rizado.

Martina de 28 años de edad comenzó a realizarse cirugías en 2012. Primero quería verse como Pamela Anderson, pero después decidió que esas curvas no eran suficientes.

Recientemente le realizaron una entrevista y dijo: “Tengo los pechos más grandes de Europa, pero ahora necesito que mi trasero acompañe”.

 

FuenteAgencias
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here